Enlaces
Año 2026 - Otoño (Min 9°C - Max 19ºC - 21 de Julio - 21 de Septiembre)
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Silence - Élite (apertura!)
Vie Jul 31, 2015 4:00 am por Invitado

» Medianoche Priv. Sheila
Miér Jul 29, 2015 9:59 pm por Sheila Kahl

» PubliForo - Invitacion
Miér Jul 29, 2015 8:13 pm por Invitado

» Security Northwest Academy {Confirmación|Élite}
Miér Jul 29, 2015 2:15 pm por Invitado

» Fate/Corrupt Phantasm - Confirmación Élite
Mar Jul 28, 2015 8:54 am por Invitado

» Fairy Tail Fire up! || Confirmacion
Lun Jul 27, 2015 10:53 pm por Invitado

» Solicita Rol
Lun Jul 27, 2015 7:04 pm por Zetten

» Requiem of Fiore {Confirmación ~ Élite}
Lun Jul 27, 2015 11:36 am por Invitado

» ¡VOLVIMOS!
Dom Jul 26, 2015 9:11 pm por Serena Wess

STAFF



Issei | Webmaster



Serena | Administradora



Sheila | Administradora


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Sáb Ene 31, 2015 4:32 pm.
El skin fue diseñado para uso exclusivo del foro Issei City por Serena Wess quien hizo la totalidad de los códigos con la tutoria de w3schools y el FDF, créditos a los respectivos autores de las imágenes usadas en el foro las cuáles fueron sacadas principalmente de Google, Weheartit y Tumblr, su utilización nunca es con animo de lucro o apropiación. Ideas y texto por la administración.

Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Vie Ene 30, 2015 5:25 pm

Aquella noche no había ningún ciudadano en las calles. Era una zona residencial, por lo que tampoco se podía contar con las luces nocturnas de locales que atraen a tanto insectos como clientes por igual. Solo estaba allí en medio de una aglomeración de casas que, de no ser por algunas mínimas diferencias de color y tamaño, serían exactamente iguales. Sus pisadas parecían hacer un eco que avanzaba por el vecindario mezclándose con el sonido del viento deslizándose por las paredes de las estructuras, generando un espectral gemido que aterraría a cualquier cobarde. Pero Mark no era un cobarde. Sabía por qué estaba allí, y si no quería lamentarse o auto afligirse por sus propias ordenes, debía averiguar dónde estaba ella y por qué no había vuelto de la central de policía. «Eran ordenes simples… patrullar el sector y volver antes de medianoche.» Pero nunca volvió, y para esta altura era preocupante el imaginar lo peor en una ciudad repleta de monstruos y criaturas sobrenaturales.

Avanzó un par de metros antes de sentir como lo vigilaban. Se dio la vuelta y no vio a nadie, en cambio, el viento se decidió a soplar aún más fuerte. Una gélida sensación escaló por su espalda mientras miraba con seriedad el vecindario antes de volver a su curso original. El que lo observen resultaba molesto para él, y le recordaba épocas de su vida que por muchos motivos deseaba olvidar. De haber estado Visor podría haber descubierto al desconocido con tan solo un chasquido de dedos. El ave se habría abalanzado sobre el sujeto y con sus garran lo habría triturado en segundos. Pero no podía contar con ello. Visor se había quedado en la jefatura, durmiendo plácidamente mientras Mark se escurría para no perturbar su sueño.

¿Qué hacía alguien como el allí? ¿Por qué no había enviado a otros policías en la búsqueda? Y más importante aún, ¿a quién buscaba? Él repetía las respuestas a estas preguntas en su mente una y otra vez: aquel día habían tenido un llamado de emergencia en un restaurante donde un par de sujetos armados se decidieron a robar. Un juego de niños que afortunadamente salió como había planeado. En el percance le había ordenado a una joven agente a patrullar un sector residencial que generalmente era tranquilo. Confiaba que nada le ocurriera y que volvería sana y salva, pero las horas pasaban y pasaban, y al ser una chica querida en la central, se armó un gran operativo de búsqueda en el que muchos de sus compañeros salieron en su búsqueda.

Markus no podía dejar de pensar que la responsabilidad era suya, y como siempre predicaba “mis hombres y mujeres darían su vida por el orden, yo daría mi vida por ellos”. Su culpa no lo dejaría solamente sentarse en su oficina mientras todos salían al frío de la noche a buscarla. No. Dejó a Visor y salió lo más rápido que pudo hacia las calles circundantes a donde ella se supone debía estar. Si no la encontraba, como mínimo, esperaba encontrar alguna pista que ayude a hallarla.

Mientras seguía su marcha por la acera algunos ruidos lo hacían estar más alerta, y con ello, su mano se movió a su cintura en un acto de reflejo. Incluso con su pistola en mano sabía que muy posiblemente sería inútil apuntar a un ente sumamente fuerte capaz de soportar daños de bala, pero contaba con que eso lo ayude a escapar y buscar refuerzos. Esperó el momento justo y de un giro brusco apuntó su arma hacia atrás. Ahí estaba aquella persona que tanto lo seguía.

¡Quieto! ¿Quién…? —era un joven que no superaba los veinticinco. Para alguien que imaginaba alguna bestia o algo similar, eso sin dudas lo desconcertó; pero volvió a reafirmar su posición y su arma— ¿Quién eres?


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 31, 2015 8:58 pm

La noche había sido agitada, no había tenido ni rastro de su hermana desde que había llegado ahí. Era la primera vez que se había librado de Aidan, aunque el chico revoloteaba a su alrededor y no se hacía notar demasiado solía ser molesto cuando se ponía demasiado curioso. Dejo salir un rápido suspiro mirando al cielo esperando que el aire de la noche le ayudara a pensar y por poco agradeció a los dioses, vaya ironía. La observo, los ojos oscuros como los de su hermana, la piel pálida, el cabello aunque en una coleta negro largo espeso. Era tan similar inclusive en la estatura, pero no era ella, ella era una humana, una sucia humana, le causaba aún más asco que las otras criaturas, casi tanto como los sangre sucia de los vampiros. La quería, la necesitaba demasiado, su piel se helo, nunca había pensado que pudiera atacar a alguien similar a ella. Pero de hecho le parecía una buena idea, practicar. Había escuchado por su abuelo que aquella mujer tenía un cuerpo similar al de un humano, y que mejor para probar que con un humano.

Avanzo a ella con lentitud pero paso seguro, a decir por las ropas que vestía era una oficial en definitiva, sonrió. –Linda noche ¿No cree, oficial? –Sonrió abiertamente, agradable permitiéndoselo, ella lo miro a los ojos y noto un poco de sorpresa, había salido de la nada. –oh, espero no haberla asustado.
-Nada de eso, será mejor que regrese a su morada en caso de que ande por ahí un par de vándalos. –Comento ella retomando su seguridad, sonreía de forma tan amable, que no lo pudo resistir más.
-Yo no me preocuparía por los ladrones señorita –sonrió mientras veía los ojos que se comenzaban a llenar de terror y dolor al sentir el agua dentro de su cuerpo convirtiéndose en hielo. Sonrió victorioso tomando la fría mano de la mujer y sonriendo amable –Me preocuparía más por usted, será mejor que la saque de aquí. Fue en ese momento que sus ojos se tornaron completamente negros y una sonrisa socarrona asomo en su perfecto rostro.

Había salido de las calles y llevado a la mujer a su mansión, donde la había hecho pasar por torturas similares a las que el mismo había sido obligado hacia años, aunque claro, la cantidad de electricidad era demasiado diferente, tenía que medir bien si no quería matarla a la primera. Una vez que había llegado a su hogar había ordenado a Aidan a ir a su habitación quien como siempre había obedecido, al menos eso quería creer. La había sentado en una silla y atado a la misma, con su habilidad para dominar el agua y evaporar el agua en su cuerpo, bajando y subiendo la temperatura de la chica una y otra vez. Aunque ella se había visto fuerte al inicio, no había sido lo mismo después, ahora tenía miedo. Había roto sus piernas y brazos, le había arrancado las uñas una a por una, vertido agua en temperatura Zero sobre su regazo. Después comenzó a diseccionarla, manteniendo sus heridas bien cuidadas para que no se desangrara poco a poco, quería saber que tanto podría ella aguantar, siempre haciéndolo cuando ella estaba consiente. Por horas continuo de esa manera hasta que no encontró forma de llevarla a mas terror, sus ojos estaban ahora perdidos, como si la siguiente tortura fuese lo mismo. Pero el aun tenía esa sed de sangre.

Salió de su mansión, dejo el cuerpo ahí y entonces lo vio, aquel no era un humano, no olía como un humano, aunque parte de su esencia sí que olía de esa manera. Le siguió por un rato, pero al parecer aquel se había notado su presencia. Rio. Claro que lo notaba, lo había permitido, había mejores formas. Comenzó a caminar transformando su cuerpo en agua un segundo después y adelantándole por mucho, tomo su forma y salió de las sombras dejándose por primera vez ver. Lo miro, él era tal vez algún compañero lo miro con seriedad, sus ropas estaban limpias. Cuando había salido esa tarde era para buscar un cuerpo más, pero tal vez hacer que el viera a su amiga y después hacerle pasar por lo mismo – ¿Qué quién soy yo? Es usted quien está tomando su arma, cuando yo solo doy un paseo por mi vecindario. Así que mejor dicho. ¿Qué es lo que está pasando aquí? –Comento con seguridad sin apartar sus ojos de él.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Lun Feb 02, 2015 8:50 pm

No tenía intenciones de bajar su arma por nada del mundo. Ante la respuesta del morocho solo se limitó a guardar un silencio que se prolongó varios segundos, pero que pareció extenderse eternamente. Estaba alarmado, y algo en el aura de ese joven le decía que no debía bajar la guardia ni siquiera un segundo. Observaba sus brazos, observaba sus piernas, observaba todo su cuerpo analizando hasta el más pequeño movimiento tratando de adelantarse por si decidía atacarlo, ya sea con algún arma o con algo más, pero por más que buscara excusas para justificar algún forzado intento de arresto o tiroteo, no encontraba más que un individuo parado de forma simuladamente inocente que no presentaba ningún tipo de amenaza y que solo parecía ser un civil que transitaba por la zona. Claro, una detención preventiva parecía ser una hábil decisión, pero desde aquel percance con el dragón y el licántropo su imagen del justiciero perfecto había descendido. Idiotas, Mark también comete errores, pero aquel fue un error del pelmazo de Anthony y su boca cerrada, que incluso sabiendo los problemas que traería, decidió mantenerse sin pronunciar palabra alguna. No quería hablar antes de tiempo, ni tampoco incriminarlo, pero cualquier dato que pudiera obtener de aquel muchacho sería de ayuda, y más si conocía la zona. Lo había decidido, le seguiría el juego.

Hm, ¿no le han enseñado que cuando un agente de la ley pregunta algo es indispensable responderle primero? —por más que no quiera, enfundó su arma con tal de evitar cualquier incidente innecesario con el pelinegro.— Por lo cual, tampoco estoy obligado a responderle a usted que hago yo aquí. —miró hacia un costado al escuchar un movimiento en el césped. Era una rata que se paseaba por un jardín, le hubiera restado importancia de no ser porque el pelaje del roedor estaba empapado de algo oscuro, y su boca goteaba con aquel líquido carmesí que tanto deseaba no encontrar en aquella calle. Abrió los ojos sorprendido y recordó el por qué estaba allí, sabía que el muchacho desconfiaba de él, pero si estaba implicado en el supuesto crimen, no tenía otra alternativa que continuar y preguntar. No es que sea de su agrado reducirse y depender de otros para encontrar, en este caso, un hipotético cuerpo, pero si él era verdaderamente responsable lo haría pagar con toda su alma y el peso de la justicia de Issei, hasta que su maldita alma se pudra en todos los niveles del infierno.  Suspiró y volvió a mirar a los ojos a su interlocutor.— Como sea, me veo en la obligación de preguntarle algo, quizás puedas ser de ayuda ya que me dices que eres de este barrio, ¿has visto a una muchacha de cabello negro largo con coleta? Era una oficial y tenía su uniforme reglamentario.

El ambiente podía cortarse con una navaja, y una nueva ventisca gélida le azotó la espalda mientras dejaba su arma en su cintura, aunque no la afirmó en su funda. Estaba libre para que en cualquier movimiento de manos saliera y disparara el proyectil. Ahí estaba, esperando la respuesta de un sospechoso amenazándolo indirectamente.


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 03, 2015 2:28 pm

Observo al oficial con un rostro sereno, aquel aún mantenía su mano en la pistola como si quisiera atacarle en cualquier momento. Aquel no tenía ni un solo motivo para atacarle o aprenderle además de estar ahí, sus ropas estaban limpias, su mansión libre de huellas de la oficial gracias a Aidan. Y por sobre todo no tenían como incriminarlo de aquella mujer, así que solo sonrió al escuchar sus palabras, se llevó una mano al cabello y se giró completamente hacia él, avanzando un poco y despacio con las manos arriba mientras sonreía de forma amable, no tenía intención de entrar en una batalla aquella noche, pero tal vez sería interesante diseccionar a un policía. –Claro que me lo han enseñado. Pero también le debieron a usted enseñar que no puede agredir solo por verme caminar por mi propio vecindario. –se detuvo unos pasos antes de llegar a él y se encogió de hombros. –En realidad no importa que hace usted aquí, lo único que puedo pensar es que está vigilando, aquí siempre están vigilando. –comento mirándole, se sentía emocionado en aquel momento, pero aun así sus ojos se mantenían en solo dos colores por lo mucho que trataba de tranquilizarse.

Al igual que el oficial, Henry volteo hacia un lado, observo a la rata goteando la sangre en su boca, dudaba que fuera por la humana que había diseccionado, había hecho las cosas de una manera limpia, además después de ello Aidan había limpiado la casa como el mejor de los sirvientes. No se preocupó mucho aunque la sangre perteneciera a la humana seguía sin haber forma de incriminarlo directamente.  –Lo cierto es que no he visto muchos oficiales esta noche, es usted el primero –Comento sin sentimiento alguno, no sentía realmente nada. –Yo recién salgo para mi paseo nocturno, así que no creo poder ser de mucha ayuda en su búsqueda. –Una sonrisa fugaz cruzo por su rostro –Lo siento.  –Se encogió nuevamente de hombros.

Al ver su apariencia lo único que podía pensar es que aquella persona que había sido asesinada era una persona quería para el ¿Una amante? No lo sabía, pero ahora tenía otra idea en mente, no lo mataría, le mostraría el cuerpo. Claro no podía mostrarlo como si fuera un trofeo, lo haría poco a poco; porque el sufrimiento humano era lo que más quería. El sufrimiento de cualquier criatura. –Tal vez ella dejo su trabajo y se fue con algún amigo, oficial. –Comento para tantear el terreno –Tal vez se aburrió del trabajo –comento altaneramente para poder provocarle un poco. Er divertida aquella situación, no divertido no, agradable, entretenido, pero no divertido.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Mar Feb 03, 2015 7:48 pm

Quizás no agreda a civiles si estos no aparecieran tan de repente detrás de uno —tenía la intención de decirle otra cosa: “si estos no vigilaran a uno para aparecer tan de repente” pero no quería que sepa que era capaz de sentirlo antes de verlo. Incluso en su patético intento de ocultarse, en donde creía que un simple humano no lo vería o no se percataría de él. Trataba de tener el perfil más bajo posible. Sí, por el momento solo era un compañero muy cercano a ella, incluso sin haberle hablado casi nunca en vida y habiendo ignorado los intentos de la mujer por acercarse a él y conocerlo. Solo era un humano corriente más que buscaba a una joven en apuros a la que quería en demasía.

Un infortunio era su carácter tan fingido, porque aunque tratara de aparentar amabilidad, era obvio su esfuerzo. «Vamos chico, estás tratando con un sargento de policía. He visto peleones callejeros con una faceta menos obvia.» Y aun así mantenía la cautela acechando como un animal salvaje el momento de lanzársele encima con las esposas y un arma a esperar refuerzos. No confiaba en él, por más palabras suaves que le dijera, por más que mueva su cabello, porque sonría como un pimpollo, no lo haría.

Da igual… —le respondió con cierta sequedad a su breve testimonio y motivo por el cuál estaba ahí. Paseo nocturno por una calle sin transitar. Eso no era algo que esperara oir de alguien como él, quizás algo un poco más rebuscado o fantasioso que un simple paseo. Pero que importaba a estas alturas. — Quien sabe, jovencito, quizás tenía asuntos más importantes que atender. Quizás tuvo algún percance… o algo más… —habló con tono triste adrede y lo miró a los ojos, en cierta forma retándolo y aceptando si juego. Si quería fingir ser alguien que se preocupaba por ella debía actuar natural. Asumiendo que era normal estar enojado y alarmado ante cualquier anfitrión que se le presente en el medio de la noche, también sería normal dar señales de negatividad y baja autoestima ante el posible siniestro. Bajó los ojos de su mirada sin apuntar a nada en concreto. Quería dejar que su vista se devore la de él y se confíe, que crea que estaba realmente afectado por la desaparición. ¿Por qué lo hacía? No sabía, pero sí algo había aprendido en sus setecientos años es que demostrar ser débil y patético era la mejor forma de prever el movimiento ajeno, ¿y qué cosa más débil que un humano? ¿y qué cosa más patética que demostrar sentimientos y verse desesperado y afectado emocionalmente por estos? Por eso mismo había dejado vencerse en el reto de miradas en la que se había rendido sin pelea. También achicó sus hombros y cerró sus manos lentamente, pequeños detalles, pero grandes en simbolismo que le garantizaban una delicada y melancólica imagen que iba a tono con el frío a su alrededor.

¿Realmente no has visto nada? ¿No has escuchado algo fuera de lo normal? —le habló como si fuera alguien destruido tratando de aparentar dureza. El humo de su boca se elevaba sobre su mirada aparentemente perdida y sus gestos agresivos. La imagen de un humano desesperado.


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 04, 2015 12:24 pm

Sonrió, y metió las manos dentro de los bolsillos dejando solo los pulgares fuera y mirándole con su rostro sonriente. Se estaba entreteniendo bastante. En ningún momento se había tratado de ocultar amaba ser presentido desde siempre había hecho las cosas de esa forma, por culpa de su abuelo había adquirido un gran ego, no se preocupaba por sí mismo, se creía el demonio más fuerte del mundo, y aunque nunca había conocido a nadie más fuerte, también tenía que admitir su ilusión era esa. –No, yo no he aparecido de la nada, como he dicho antes. Estaba dando un paseo nocturno, caminaba sin preocupación; Oficial.

Levanto una ceja, de la nada aquel que en un inicio había demostrado ser fuerte se estaba mostrando vulnerable ¿Debía creer? Lamentablemente para el oficial que enmarañaba su engaño solo había surtido efecto en parte, no porque Henry fuera un gran detective que pudiera adivinar los pensamientos de otros, no de ser por eso Henry habría caído y se hubiera confiado al momento para hacer su jugada, pero ese no era el caso. Henry simplemente no confiaba en nadie, ni siquiera en Aidan quien aparentaba ser el más fiel de los hombres, no confiaba ni en sí mismo. Si alguien cuestionara este hecho lo admitiría. Confiar en sí mismo era aún más estúpido sabiendo que siempre se equivocaba así que aún se mantenía alerta –Si, tiene razón. Usteded es quien la conoce, seguro tuvo otro asunto de urgencia. Tal vez debería de llamarla. –Como si eso fuera a funcionar, no solo no contestaría, su no que había destruido su teléfono hasta hacerlo casi polvo asi como su radio. Tal vez era momento de cooperar un poco. –Algo escuche si, por la tarde acerca de unos ladrones, le sere sincero, no me preocuparon, ni lo harán aunque sean mil. Pero escuche que una oficial se había hecho cargo, eso me lo dijo mi mayordomo, después de eso no se nada más. –Eso era cierto, había escuchado el rumor del atraco, pero no había puesto importancia, después de todo el solo podría ocuparse de ladrones humanos.

Lo miro, le gustaba aquella imagen del hombre fuerte destruido, inclusive pudo haber sonreído, pero no lo hizo lo miro como si lo compadeciera, esperaría un momento más antes de hacer su movimiento, volvió a caminar hacia el hasta quedar a un metro de distancia saco las manos del pantalón dejándolas a un costado de su cuerpo, le miro con ese rostro carente de emoción. –Espero que la encuentre pronto. Disculpe el trato inicial, mi nombre de Henry señor. Dijo antes de hacer una leve reverencia como buen ingles solo agachando la cabeza por un momento, lo iba a cazar, saber si su actitud de tristeza y arrogancia era verdadera o bien simplemente una máscara llena de falsedad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Vie Feb 06, 2015 11:31 pm

Bajo una máscara de auténtica melancolía simulaba, y lo hacía a sabiendas de las sospechas que el otro podía tener, pero no tenía mucho que perder. Si se osaba a atacarlo contratacaría, pero si quería mantener esa faceta de ciudadano prodigio y bueno debía mostrar como mínimo actos de bondad apoyándolo o como menos dejándolo solo; ya que su sola presencia le desconformaba. Pero no fue así, y para su suerte, aquel juego de tira y afloja por quién parecía más “bueno” daba resultados de momento. Si quería ser un hombre destruido, debía cerrar todos los cabos. A partir de ese momento su mente tomó un nuevo enfoque y su semblante pareció realmente caer en una pseudo depresión desesperante por conocer realmente la verdad entremezclado con su propio sentido de la justicia que su cargo le daba. No quería dar con la ella porque la quería, nada de eso, quería dar con ella porque quería saber que había ocurrido, y si había gato encerrado, dar con el responsable. Esto era exprimido en su mente al punto de llegar a parecerse lo más posible a un humano. La tristeza se dispersó por todo su cuerpo mientras su rostro mostraba un perfil cada vez más pesimista con las palabras del morocho. A priori podía decir que ya no se encontraba viva, y esto caló profundo en las emociones que sentían mutuamente, ya que como ahora eran “amigos” o “pareja” o lo que sea, el albino parecía realmente preocuparse por ella.

Ya lo he intentado, joven. Miles de veces la he llamado —le dijo con un desprecio natural mientras trataba de parecer lo más sincero posible. Era común para alguien preocupado actuar con enojo ante un extraño que haya hecho las suposiciones y los comentarios que el pelinegro hizo.

De entre sus ropas sacó su móvil que no tenía casi batería, intentó de nuevo y no tuvo respuesta alguna, solo que no la llamó a ella (ni siquiera su número tenía) si no que había llamado a su propio departamento en el cuál obviamente nadie le podría atender. Tampoco se lo mostró al muchacho, con la idea de haber intentado llamarla era suficiente. Suspiró preocupado.

Precisamente por eso estaba aquí… por ladrones… —dijo antes de escuchar la presentación de Henry. Le sorprendió un poco que le diera su nombre tan fácilmente, pero no podía desperdiciar esa oportunidad para acercarse más a él, para esperar el momento. — Yo también lo siento. Disculpa, estaba nervioso y sumado a mi preocupación… Mi nombre es Markus, un gusto.


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 09, 2015 1:07 am

Ladeo el rostro y asintió, tenía que hacer que el otro se fuera, no tenía nada más que hablar con él, no, no solo era eso, quería que el otro comenzara a avanzar para tener la oportunidad de poder acudir por aquellas partes humanas que tanto quería que aquel viera, creía que había sido demasiado tranquilo con la chica, demasiado suave. Aun tenía un par de cosas más que hacer. Se cruzó de brazos y ladeo el rostro. –Sabe, tal vez se haya presentado otro incidente, seguro ella seguido la pista oficial. –Comento ante aquel cambio de ser un sumiso a un guerrero, lo sentía un poco… Raro, había estudiado las personalidades de otro, aquel le parecía a su abuelo, cuando quería aparentar algo, aunque su abuelo siempre se salía con la suya.

Observo al hombre que en aquellos momentos le parecía más pequeño, tal vez sí que estaba destrozado por dentro, pero no era aquello lo que le seguía molestando, era su aroma, conocía ese aroma, se había entrenado para detectar a los suyos siempre. Él no era humano de eso estaba seguro, de echo casi podría apostar a que era un demonio, pero tampoco mostraría su idea tan fácil, no es que sintiese miedo, si no que sabía que tendría una batalla esa noche, eran dos demonios alfa, uno en el territorio de otro y no solo eso. Aquel le creía culpable y claro que lo era pero no lo admitiría tan fácil.

¿Sabe? Tal vez algo este haciendo mal ¿Por qué buscarla solo? ¿No sería mejor si fueran varios en su búsqueda? –Comento mirándole con pena y un poco de lastima, no sentía nada de aquello, pero es lo que tenían que aparentar a partir de ahora. Ambos lo hacían, no había más que decir, ellos estaban siendo completamente falsos desconfiando del otro para saber quién tenía la razón, quien ocupaba el lugar más prometedor. Metió la mano en el bolcillo del saco y saco una bolsa de te apretándola en un puño y después la olfateo un poco, te rojo de Inglaterra con un poco de leche. –Tal vez… Yo podría ayudar –retiro poco a poco la bolsa de sus fosas nasales mirando al hombre con inocencia y una sonrisa amable en los labios, con el sabor de él te en sus fosas nasales e imaginando el sabor en su boca.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Lun Feb 09, 2015 1:57 am

Se tomó su momento para saborear el ambiente a su alrededor y pensar lo que hacía de forma más detenida ahora que parecían haberse calmado los humos entre ambos. Incluso con los dos mintiéndose mutuamente, engañándose para saber quién caería primero, la paz por primera vez se instaló en el dialogo y lo que hacía segundos atrás era un intercambio de palabras filoso como una espada ahora era una presentación mínimamente formal y un duelo de “Mister Inocente” entre su sonrisa y la mueca del albino. Parecía haberle creído, y esa podría ser su gran ventaja y la oportunidad que estuvo esperando desde que lo había visto por primera vez. No esperó para responderle tampoco, ya que el silencio solo sería sinónimo de una cosa, pensar. El dialogo debía ser fluido, suave, normal. Si se tardaba segundos en responder, sabría que el morocho se daría cuenta que pensaba sus respuestas. Esto no podía ser así, apostó a lo primero que le vino a su mente sin romperse la cabeza. En esa instancia, no era difícil dar una respuesta a sus comentarios que parecían desviar sus culpas a otra dirección, culpando a bandidos y bandas que hacía meses habían dejado de estar activas en aquella zona.

Quizás tenga razón. —«o eso es lo que quiero creer.» Por más que sabía que le ocultaba la verdad, con solo verle los ojos por una milésima de segundo, con solo sentirlo se daba cuenta, quería creer que algo como eso había sucedido. Ya había tenido sus sospechas sobre su estado físico, si estaba viva o muerta apostando más por lo segundo, pero aún creía poder encontrarla atrapada, inconsciente o malherida. Nada de eso podría ser confirmado, pero esa noche encontraría la verdad, sí o sí.

Observó con detenimiento cuando introdujo la mano en sus bolsillos. No quería actuar antes de tiempo, y sabía que Henry, si al menos en eso no le había mentido, era lo suficientemente inteligente como para delatarse con alguna estupidez de arma. Una bolsita de te fue aquello que tanto le dio curiosidad, siguió con la mirada lentamente como se lo llevó a la nariz, viendo como gozaba de cada respiración aromatizada con aquella fragancia. Llevó su vista al piso de nuevo, no era raro para él ese tipo de comportamiento, era curioso, pero no raro. Le ofreció su ayuda con aquel tono calmo y pacífico que tan sincero parecía. Lo estaba esperando hace rato, era más que obvio que lo llevaría a donde quisiera, que el joven lo guiaría a donde quiera, pero eso quería. Los sádicos suelen gozar con ver a alguien sufrir y más que segura era su intención de hacerlo con el albino. No le quedaba otra que aceptar, después de todo, tenía todas para ganar, y ninguna para perder… «o eso es lo que quiero creer.» repitió por dentro.

Su ayuda sería muy útil, joven Henry, y ya que conoce estos lugares podría guiarme por los lugares donde dice que habían maleantes. Probablemente ella esté cerca, si, debe estar cerca. Es lo más seguro, ¿no cree?


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 11, 2015 8:21 pm

Aquello comenzaba a ser un poco molesto, solo mantener una apariencia que tal vez no era cierta, algo que ambos sabían por su parte pero ninguno podría admitir. Era inconcebible admitir la postura por ninguno de ambos lados, los dos mentían, después de todo ambos eran demonios. Henry sonrió, el no sabía si el oficial mentía o decía la verdad pero no pensaba confiar en alguien que oliera de la misma forma que él. Realmente no había nada que necesitara demostrar con él. Lo que realmente quería era conocer el lazo entre al sub oficial y este obvio capitán. Y de esta manera mostrarle su trabajo con el cuerpo de la mujer que había destrozado hacia un par de horas. Pero el solo pensar en aquello hacia que sintiera un estremecimiento y tuviera ganas de ir y buscar una nueva presa para poder comenzar con la tortura nuevamente.

Es probable que aquello haya sucedido pero lo cierto es que este es un barrio demasiado tranquilo, esa fue la razón por la cual lo elegí. –se da vuelta y señala la pequeña pero confortable mansión donde el habita con el joven demonio –Esa es mi casa su casa –indica y después se gira de nuevo hacia este. Y mira alrededor esperando por ver algunos policías más, pero nada paso, tomo una postura un poco relajada y sonrió de forma amble, comprensiva. Guardo la pequeña bolsa de té y miro al otro. –Entonces yo te ayudare así que sígame, por favor. –Henry comenzó a caminar por donde antes había acorralado a la chica, le llevo a donde la había visto y recuerdos se removieron en su mente pero no dejo que su exterior se alterara. –Aquí es donde más suelen estar los vándalos. –comento señalando con una sonrisa amarga. Y girándose hacia él.

Supongo que podría comenzar a partir de aquí. –Comenta mirándole fijamente dudando entre si atacarle ahí mismo y mostrar lo que hizo con la chica o mantener la farsa del buen chico.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Sáb Feb 14, 2015 10:00 pm

Se llevó las manos a los bolsillos despreocupadamente y miró la mansión a lo lejos asombrado por el lujo con el que podía contar siendo tan joven. Luego de eso caminó con paso letárgico y lento siguiendo al chico hasta llegar a un pequeño desnivel, un pasaje subterráneo que interconectaba varias aceras perpendiculares entre sí bajo una calle que durante el día era regularmente transitada. Era fácil reconocer el lugar por haber sido con anterioridad escenario de varios contratiempos con vendedores de drogas, armas y demás productos contrabandeados. Todos parecían elegir aquel túnel subterráneo que no pasaba de los 25 metros de longitud. Por la noche, la tenue luz de un par de focos fluorescentes parecía irradiar a los insectos que se aglomeraban a su alrededor, las polillas más grandes eran las que hacían figuras oscuras por todo el túnel. En las escaleras cayó en que sería una posición muy poco defendible para él, y que estaría arrinconado en todo momento, pero poca importancia le daba, porque como había dicho antes estaba preparado para todo, o eso creía. Bajó sin perder de vista a Henry, y miró al fondo del corredor. Una luz titilaba al fondo, en donde un agujero negro parecía extenderse hasta el resto de la ciudad.

Así que es aquí eh… —caminó varios pasos hasta diferenciar levemente la nitidez oscura del otro extremo. Algunas bancas, un tacho de basura y césped. Aún era parte del desnivel, pero por ambos extremos había escaleras que volvían a conectar con la acera superior. Era un lugar un poco grande para que se ponga a buscar el solo. La fragancia inconfundible de la muerte rozó su nariz, era un olor que un humano no sentiría, pero que alguien con las propiedades de Mark conocía muy bien. La esencia de la sangre fresca se ponía sentir, y no estaba lejos. — Ella está aquí. —dijo desconfiadamente sin caer en cuenta que el otro muchacho aún seguía detrás de él.


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 17, 2015 12:57 am

Habiendo atravesado aquel túnel y dejando que el aire sucio del lugar entrara por sus pulmones observo lo que el otro hacía, sin lugar a dudas aquel lugar olía demasiado mal, para los humanos seria como un olor pútrido, para los animales el inconfundible olor de la muerte y era eso mismo lo que los mantenía alejados de aquel terrorífico lugar, el olor a muerta solo podría atraer a seres como el, seres que solo buscan la desgracias y desdichas ajenas. No había motivo para que alguien como el otro que al parecer era de un corazón más neutro pudiera estar ahí. Observo con total concentración el suelo de aquel lugar, como si ahí estuviera los más interesante del mundo y es que ahí si había algo agradable de ver, la sangre de la chica que había asesinado horas antes. El frio que había atrapado a la mujer en un inicio la había hecho sangrar. Como cuando te sumerges en el mar, mientras más al fondo estés del mismo peor es el dolor, es como si sintieras que tu cuerpo fuera a explotar en cualquier momento, tu cuerpo se hincha y tus ojos se podrían salir de su lugar, los orbes llenos de terror sería demasiado sencillo. Entonces lo escucho saliendo de sus cavilaciones y levantando el rostro de manera instintiva.

No la veo por ningún lado –Indico sin mirar en otras direcciones, claro que no estaba ahí, además el otro no le estaba mirando, el solo se mantenía dándole la espalda como si tratara de tentar su suerte y la calma que hasta el momento había mantenido el demonio. Se cruzó de brazos de forma elegante para caminar hasta su lado, hasta el momento había hecho un buen trabajo conteniendo su presencia llena de maldad y odio. -¿Dónde es que ella está? –pregunto con total inocencia y en esta ocasión sí que volteo a diferentes áreas como si buscara y finalmente fijando sus ojos nuevamente en el lugar donde todo había acontecido.

Poco a poco revivió sus recuerdos, aquellos se removían en su cabeza como el agua en la profundidad de la misma cuando se encuentra molesta durante una tormenta. Pero su cuerpo se mantenía estable de alguna manera lo había logrado, coloco una mano en el hombro ajeno con la intención de destrozarle el hombro, pero no lo hizo, no tenía intención mínima siquiera de apretar con más fuerza de a necesaria. –Por favor dígame donde es que la vio.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Markus Kaisser el Miér Feb 25, 2015 11:06 pm

Sintió la mano en su hombro pero no se inmutó ni se alarmó. Esperaba una reacción de su parte al haber hablado tan a la ligera sobre sus sentidos y lo que podía percibir del túnel. Ella estaba por todo alrededor, o al menos, eso parecía. Aquel era el lugar del crimen, y el hecho de que hayan algunas manchas carmesí, si bien leves pero visibles a un ojo atento, hacía que no haya dudas de que no estaba ya con vida.

Oh… no era mi intención decir eso. —mantuvo su calma y la compostura mientras hablaba. —Me refería a que ella había sido asignada a este lugar en específico, y que si hay algún lugar al que ella ha concurrido o ha visitado, debe ser este. —sus orbes iban de un lado al otro analizando la escena del crimen, buscando algo más que solo rojos rastros oscuros que podían ser cualquier cosa. Aprovechaba que no estaba siendo observado directamente por Henry para denotar una sincera cara de preocupación por lo que ocurría. A este paso nunca la encontraría y todo el rollo de ir de un lado a otro no sería para nada.

Se adelantó y se apartó del agarre del morocho aprovechando una curiosidad que le surgió al ver la oscuridad del final. Atravesó el arco a paso lento y volvió a ver el cielo luego de un paso bastante turbio digno de una película de terror. Las luces titilantes detrás de él seguían produciendo sombras atemorizantes de un insecto volador, pero ahora se sumaba la de Mark, que yacía de pie sin saber qué decir. El rastro acababa allí, y en el exterior no tenía ninguna pista de dónde podría haberse metido. Se giró de nuevo para confrontar al muchacho.

¿No tienes conocimiento de cualquier otro lugar donde sea probable que haya… —tomó su momento para tragar saliva y desviar la vista— ambientes como este? Sospechosos… oscuros…


WE ARE FFB:


Gracias, Arisu! Ich liebe dich!

Narro! Pienso! »| Hablo!
avatar
Markus Kaisser
Funcionario
Funcionario

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 25/01/2015
Localización : Issei

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Una tétrica noche y un sospechoso. [ Priv. Henry Knightley ]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.