Enlaces
Año 2026 - Otoño (Min 9°C - Max 19ºC - 21 de Julio - 21 de Septiembre)
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Silence - Élite (apertura!)
Vie Jul 31, 2015 4:00 am por Invitado

» Medianoche Priv. Sheila
Miér Jul 29, 2015 9:59 pm por Sheila Kahl

» PubliForo - Invitacion
Miér Jul 29, 2015 8:13 pm por Invitado

» Security Northwest Academy {Confirmación|Élite}
Miér Jul 29, 2015 2:15 pm por Invitado

» Fate/Corrupt Phantasm - Confirmación Élite
Mar Jul 28, 2015 8:54 am por Invitado

» Fairy Tail Fire up! || Confirmacion
Lun Jul 27, 2015 10:53 pm por Invitado

» Solicita Rol
Lun Jul 27, 2015 7:04 pm por Zetten

» Requiem of Fiore {Confirmación ~ Élite}
Lun Jul 27, 2015 11:36 am por Invitado

» ¡VOLVIMOS!
Dom Jul 26, 2015 9:11 pm por Serena Wess

STAFF



Issei | Webmaster



Serena | Administradora



Sheila | Administradora


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Sáb Ene 31, 2015 4:32 pm.
El skin fue diseñado para uso exclusivo del foro Issei City por Serena Wess quien hizo la totalidad de los códigos con la tutoria de w3schools y el FDF, créditos a los respectivos autores de las imágenes usadas en el foro las cuáles fueron sacadas principalmente de Google, Weheartit y Tumblr, su utilización nunca es con animo de lucro o apropiación. Ideas y texto por la administración.

longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 30, 2015 11:50 am

Primer día en el instituto veo mucho niñito por todo el lugar, al parecer las instalaciones albergan no solo universitario sino que también toda clase de grados de preparatoria desde primero hasta tercero, -no estaba mal así no ibas lejos y sacabas todo de una vez en el mismo sitio -aun no estoy segura de a que hora tocaran las clases ni a que sector al impartiré comencé en este lugar como una simple jardinera tras revisar mi papeleo descubrieron que la chica que tenia este cuerpo antes que yo estaba graduada en pedagogía y su especialidad era anatomía tendría que ponerme a estudiar si a quería hacer algo de eso digo ser jardinera es un trabajo sencillo, pero dar clases con lo poco que me gusta hablar será toda una odisea.  eso si las instalaciones era muy grandes estaba segura que me perdería en ese lugar si no conseguía un mapa pronto.
 
Lo primero que vez al entrar es un hermoso y enorme jardín era así por que yo lo cuidaba a diario peor jamás me había preocupado por entera al interior. Con todo tipo de plantas, los olores te invaden creí que el camino de cerezos seria lo mas hermoso pero cada vez que descubría un lugar me gustaba mas que le anterior, tendría muchos lugares para pintar e inspirarme en mis dibujos. Mientras caminaba por el jardín algunos chicos que discutían llamaron mi atención no les hice menor caso me fui hasta el cuarto donde guardaba mis cosas y las busque para regar las platas cuando volví la pelea debía estarse poniendo peor por que los gritos se escuchaban cada vez mas cerca, me acerque un poco pero no lo suficiente como para incomodar, deje escapar una leve sonrisa cuando mire lo que ocurría al aparecer molestaban a una chica que estaba hablando con las plantas algunas coas no cambiaban en ningún lugar.
 
Me recordó a las hadas del jardín ellas se encargan de recuperar y hacer crecer las flores el césped, y mantenerlas sanas, el modo en que les hablaba era admirable como si de verdad las viera con vida. Yo llevaba muy poco en la ciudad pero no había duda alguna de que esa ciudad estaba llena de personas y seres extraños, me pregunte si estaría frente aun hada ahora mismo eso seria genial retratar a un hada aunque no tenga la forma que siempre me imagine. Aparte esos pensamientos de mi vista por que debía encargarme de los momentos jovencitos que la molestaban –buen día– comente a secas metiéndome en medio de la situación –¿tienen algún problema con al señorita?- mis ojos turquesas se clavaron en los de los escuálidos jóvenes que empezaron a reír a burlarse de mi no era no mas que unos tarados, había solo una razón por la cual no mostraba mi rostro si un humano lo veía haría todo por morir por eso lo ocultaba –vete yo me encargo– le dije a la chica que tomo su bolso y rápidamente se fue –que quiere la jardinera venga no te gustaría podar mi jardín– tras carcajadas que no entendía por que no hallaba la gracia de la situación, suspire molesta –será mejor que se vayan a clases– le comente con los brazos cruzado, entonces uno de ellos se tomo el atrevimiento de empujarme mas bien manosear uno de mis senos para mi aquello no era mas que una estupidez aunque sentía no entendía por que los humanos gozaban de hacer ese tipo de cosas mire la trayectoria de su mano, y juro que después de hacer presión estaba segura que se al rompería ahora mismo.


Última edición por Halibel Tier el Mar Feb 03, 2015 12:01 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 30, 2015 1:16 pm

"El huevo de la cabra negra" no era una obra especialmente facil de leer, no por las palabras cuyo lexico era moderadamente alto, aunque no podrían igualarse en complejidad a las de Takashima Youko pero su tematica era terriblemente oscura. Ya había leido dos veces aquel libro y recuerdo que la primera no terminó nada bien, fue por cuando en aquel entonces, conocí a la que sería mi asesina, una persona hermosa, joven, radiante, atractiva pero que en el fondo no era mas que una máquina asesina. Por algun motivo falló pero su legado pasó a mi, y ahora sentía como su esencia se había impregnado en mi sangre. Aunque cursaba el segundo curso de filologia japonesa, no estaba demasiado presente en clases pero como nadie se sabía mi rostro era indiferente, siempre me había gustado la lectura y un descanso entre asesinato y asesinato nunca venía mal.

Entre bostezo y bostezo pasaba la mañana, ellos hablaban de autores que ya había leido y yo me dedicaba a releer "El huevo de la cabra negra", una obra que se caracterizaba por la severidad de sus relatos, no trataba de ocultarte ningun detalle, ni de hacerte sentir bien con un final feliz, todos los relatos estaban condenados por la sangre y su destino final era la violencia, la locura o el olvido. Seguía llevando mis ropas usuales, solo que tenía la cabeza al descubierto porque no tenía que preocuparme porque pudieran ver mi rostro, aqui nadie me buscaba, en la calle, quizas tenía suficientes enemigos para tener una despensa caliente de cuerpos por meses.

Cuando sonó el timbre entre clase y clase me levanté con cierto gesto de cansancio y caminé hacia el exterior, sin perder detalle de los macabros relatos de aquel libro, eran tan dolorosamente deliciosos que incluso a un ser como yo, que había abierto a personas en canal, sentía la necesidad de hacerlo una vez, y otra, y otra. Notaba las miradas de mis compañeros, alguno de ellos se cuestionaría quien era yo, porque no me habían visto en meses y probablemente tendrían razón. Pero si ya no podía tener contacto con mi mejor amigo, ¿para que iba a molestarme que dijeran ellos? Cuando salí de la facultad de filología sentí la luz cegadora del sol golpeandome directamente. -Qué molesta. -farfullé colocandome la capucha sobre el rostro y caminando hacia una de las maquinas expendedoras que habían. Rebusqué entre mis bolsillos y varias monedas, lo ironico era que cobraba lo suficiente como para no tener problemas de dinero pero solo llevaba unas monedas encima, lo suficiente para un café, porque el resto de cosas eran repugnantes para mi.

Agité aquella pequeña lata y la abrí, di un trago y cerré el libro fijandome en la pagina, ciento treinta y siete. Caminé hacia la salida, cruzando aquellos largos jardines hasta que el aroma familiar de alguien con sed de mal me llamaba. Puede que no percibiera a los otros ghouls, o supiera que individuo era de que raza, pero creeme, he estado con humanos toda mi vida, sé cuando piensan algo malo y eso me atra como el latido acelerado de una persona a un tiburón. No aceleré mis pasos, sino que simplemente seguia con total calma, hasta que estuve lo suficientemente cerca como para ver la escena, dos chicos y una mujer, una mujer que tenía unas ropas extrañas, aunque por su cuerpo diría que todo es extraño, ocultaba su rostro, claro que siendo yo el que tenía una mascara en casi todo momento como que no debía de preocuparme por eso. Bastante evidente que querían abusar de ella. Así que dí un ultimo trago a la lata con café y crují lentamente varios dedos de mis manos antes de ponerme tras de ellos como una sombra en silencio.

-No deberías de hacer estas cosas en un lugar donde alguien podría intervenir. -susurré antes de golpear con una patada circular derribando al sujeto de la izquierda, mientras que el que estaba tocando a la mujer se llevaría toda mi atención, llevé mi mano a su cuello y de un tirón lo separé, apreté con la suficiente fuerza para cerrar su traquea y sus intentos por golpearme ni si quiera me intimidaron, me quedé estatico, mirandole a traves de mi capucha mientras sentía como las ganas de matar crecían en mi interior, pero le regalé la vision de mi ojo derecho impregnado en sangre, de un color tan rojo y brillante que casi quemaba. -Haz algo como esto, otra vez... -acerqué mi rostro un poco mas al suyo. -y te cortaré la cabeza. -le dije moviendo solo los labios, su cara se transmutó en horror al mismo tiempo que la carencia de oxigeno se hacía evidente, lo solté y su inercia fue la de llevarse las manos a la garganta para respirar y ayudando a su amigo a reincoporarse y a marcharse corriendo.

Agite con suavidad la lata de café, estando totalmente vacía. -Me han dado sed. -murmuré, y hambre.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 31, 2015 3:01 pm

La situación se estaba tornando pesada y no precisamente pro que le diera mucha importancia a que manoseaban mi cuerpo, o mas bien por que sabia cuando alguien era un idiota prepotente engreído y no soportaba la sensación y las ganas de deshacerme de ellos, aun así mantuve mi mirada pasiva y tranquila como si todo aquello carecía de la menor importancia, con brazos los cruzados y percibiendo la presencia y energía de otro ser, un demonio probablemente o casi un demonio su aura no era lo suficientemente fuerte para se un demonio completo –hibrido– note al chico que se acercaba a la espalda de los hombre ladee mi rosto al lado izquierdo para asegurarme de lo que veía un chico enmascarado al parecer no era la única con el gusto por esconder su rostro me preguntaba que ocultaba, por algún motivo su sed de sangre me llamaba mucho la tención, la mirada que el daba a los hombres era intensa, llena de ira.
 
Pero que presencia yo podía encargarme fácilmente de ellos no era una chica en peligro que necesitara su ayuda desesperadamente creo que se estaba metiendo donde nadie le llamaba pero no pensaba intervenir, aunque bueno usaría métodos que debía contener llego en el momento preciso debía admitir para evitar que bajara mi capucha y le provocara ganas insaciables de morirse a estos hombres, humanos son tan débiles. el abrió la boca para dirigirse a los hombres, -¿hacer el que? ¿Tocarme?, o se refería a mi que estaba a punto de hacer que ocurriera una tragedia– me encogí de hombros y casi quería tener una gaseosa para disfrutar en primera fila del espectáculo que vendría a continuación, el chico se puso agresivo, arquee las cejas mirando como atropella a uno de los hombres contra mis platas suspire molesta por que tendría que arreglar eso, y luego sujetaba al otro por el cuello dejándome libre aunque ya lo estaba literalmente , y le amenazo –si hace algo como eso otra vez yo le hare cortar la cabeza– comente mientras el chico lo soltaba y dejaban que corrieran como colegialas en venta de rebajas.
 
Sonreí levemente aunque el no podría notarlo –no olvidare esa cara de terror jamás aunque he visto peores– comento tomando con fuerza mi regadera y poniéndola sobre el banquillo al dado de las plantas del jardín que rodeaba un rectángulo de rejas de acero forjado en forma de círculos que yo había pintado de un color plateado, el chico no me dirigió la palabra solo jugueteo con su lata vacía murmurando algo –la sed, ya la traías– le menciono pasando por su lado para mirarle invasivamente posando mis orbes turquesas en los suyos que solo denotaba un tono rojizo parecido al rubí –sabes que podría hacer algo yo sola ¿no?- mire a los lados para luego posar la visita en el, claramente menor y posiblemente un alumno del lugar, me acerque a su oído y le murmure al mismo –es mejor que busques verdaderas damiselas en peligro no seas que lo que estés salvando sea la propia muerte– mencione de modo irónico pero sensual me erguí nuevamente y mire el desastre en el jardín, resople los mechones de mi rostro –buscare algo para arreglar eso– mencione cambiando hasta el cierto de mantenimiento que aun debía estar abierto desde que Salí.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 31, 2015 6:57 pm

¿Porqué me había molestado? Era una vocecilla que preguntaba y sinceramente no tenía una respuesta adecuada. Hacía demasiado tiempo que su presencia dejó de volverse real, ella, que me había intentado devorar y que vivía en mi interior, compartiendo la misma mente y cuerpo pero ahora, ahora solo sentía su presencia como un susurro tan fragil que pensaba que se rompería al minimo contacto. De joven me dedicaba a analizar a las personas porque no las entendía, ellos me habían apartado de su lado como si no fuera importante, como si fuera un estorbo o cualquier cosa que pudieran tirar y desechar sin importancia.

Eso hacía arder mi sangre. Pero era tan cobarde de desear acercarme a ellos, de no querer estar solo y cuanto mas lo intentaba mas me sumergía en aquel bucle vicioso, una forma inequívoca de lo mucho que destacaba. Yo era inteligente, sabía que ellos pensaban de forma diferente a mi, que ellos usarían la crueldad para castigar porque ellos fueron castigados, porque ellos eran egoistas y yo no podía hacerle eso a nadie, como si con ello ganara alguna especie de puntuación que me permitiera estar en la sociedad.

Los libros, los libros si eran mis amigos. Bueno, ademas de él pero ahora me odiaria, me temería y haría bien. Por suerte, no hago mas que protegerle de mi mismo, por eso no le he visto en meses, ni creo que me reconozca, antes el cabello castaño, ahora el cabello platino y las uñas negras como el carbon, aunque no dolían, ni estaban mas sensibles. Pero mi comportamiento no era algo que el supiera reconocer ahora. Había evolucionado, y con la evolución llega inevitablemente el cambio. ¿Porque había actuado? Oh si, sabía la respuesta, por aquella sensacion.

Porque yo no era mas que una extension del miedo, del temor, del dolor. Yo era esas cosas. Yo era el depredador superior.

Entendía porque habían hecho lo que habían hecho. No me malinterpretes, adoraba el que hubieran decidido violar a alguien, como si querían asesinar a doce niños delante de mi, a mi me encantaban esas cosas, pero solo yo podía hacerlas. Era la definición mas pura del amor, amaba tanto esas cosas que no dejaría que nadie las cogiera por mi: yo era los dientes de la muerte y mataría a esa zorra en cuanto pensara que había llegado mi hora, porque el depredador Apex es insuperable. Ahora que miraba bien, ¿ella era una jardinera? Sus ropas eran parecidas a los que había visto retocar los arboles frente al aula A.03 de la facultad de filología, la cual tenía una bonita y cuidada decoracion de setos.

Su cabello era rubio, su tez tostada, y su pechonalidad se salía de mis esquemas. A veces los humanos resultaban tan simples que eran predecibles y como ocurre con todo lo predecible se torna aburrido. Dijo algo que me hizo desviar la mirada de aquella lata de café "Mr. B-Coffey". -No era mi intencion auxiliarte. Solo pasó. -de hecho, de haber sido una chica corriente, que oliera como otra de las chicas corrientes, lo unico que me hubiera planteado era el añadirla a mi menú o no, pero no apestaba y los que no apestan, no son humanos. No percibi que se hubiese movido hasta que no la escuché pegada a mi, como si su voz hubiera surgido antes que sus movimientos y lo que dijo me causo un estremecimiento en la columna vertebral.

Por alguna razon ella sabía lo que yo era. No tenía duda de que al menos sabía que no era humano y que tenía sed, eso le daría suficientes pistas para saber que era un demonio, lo que fuera mas concretamente podía ser desconocido. -La devoraré. -aseguré con firmeza, sequedad y decisión, sonriendo suavemente mientras inclinaba mi rostro para mostrar mi ojo derecho totalmente ardiendo, sentía como la sangre de mi cornea fluía con rapidez y casi quemaba mi cerebro. Pero se retiró de lo que parecía algo temporal para volver a arreglar el estropicio que había hecho.

Me senté sobre el cesped cruzando los brazos y lentamente me dejé caer hacia atras, hasta que la escuche volver, tenía sed. Diablos. -Cuesta creer que seas una simple jardinera, aunque es mas facil entender lo que habían hecho esos dos. -dije con total sinceridad. -Claro que...estoy totalmente de acuerdo con lo que hicieron. -afirme elevando mi mano hacia el sol y cubriendolo con la palma de mi mano, la luz era demasiado molesta. -¿Como una simple mujer se hubiera defendido de dos alumnos cuya juventud les dota de fuerza, sumado a la adrenalina de hacer algo prohibido y el deseo sexual? -pregunté con total retorica, yo ya sabía que no era una simple mujer, la pregunta era, ¿que era?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 01, 2015 1:37 pm

Me intrigaba la presencia de este individuo quizá por que era extraño conseguir ese tipo de auras deseosas de sangre de maldad de barbarie, estas eran cosas de las que intentaba alejarme por todos los medio por el simple hecho de que ya había visto mucha miseria en la vida, pero vamos no soy mas que un ángel de la muerte nunca podre evitar sentirme atraída por esta aun tratando de huir por que quería ver las cosas desde otro Angulo no parcializada siempre a que las muertes de los seres están escritas en un libros y que yo debo ponerles fin la fecha que marca este. Aun con todos los intentos de alejarme mi instinto me lo pedía, me exigía saber mas buscar los caminos que llevan ha provocar lo que todos llaman la muerte una palabra hermosa si la sabes interpretar pero una de las mas temidas a lo largo de la humanidad la muerte no es el punto final la muerte es el punto de paz y tranquilidad, solo que muchos le temían por el propio mal que ellos han causado a lo largo de sus vidas que diferencia.. Los demonios, vampiros y criaturas fantásticas no le temían principalmente por que ellos ya están muertos o la han visto tan de cerca que ha perdido el sentido para ellos, mas bien la desea con todas sus fuerzas mas bien la añora para poder vivir sus vidas.

El chico intento excusarse aunque no entendía el motivo en todo caso no necesitaba su auxilio creo más bien fue un acto de impulsividad de su parte pero yo no era nadie para juzgarle y por supuesto no lo haría, no si no deseaba quitarle la vida  -razones efímeras que para mi carecían de importancia desde hacia mucho era mas una cascara vacía que quería vivir una vida por primera vez cual fuera pero que no se tratara solo de llevar armas y buscarla– miro un poco más al chico que a pesar de mi acercamiento no ha hecho ningún movimiento mas que hacer que uno de sus ojos brille con fuerza como si fuera una antorcha encendida, algo que no me sorprendía entendía lo que era, aunque creo era su modo de expresar su gusto o molestia  ocasionada por mis palabras mira que decir que devoraría a la muerte sin saber que soy yo misma o por lo menos una de las múltiples presentaciones de la misma era algo ególatra hasta para el que no era un simple humanos, suspire acomodando mi cabello para luego marcharme no sin antes decirle cerrando mis ojos ya de espaldas a este –no creo que puedas devorarme– continúe mi paso seguro al cuarto de manteniendo razonando en algunos aspecto de lo que había ocurrido.

Este podría ser por mucho uno de los encuentros mas extraños en los que haya inmiscuido mi presencia, prácticamente recibí una amenaza de un chico que llega al rescate cuando nadie se lo pide, señor impulsividad tiene una gran bocata mírelo por donde lo mire, no tarde mucho en conseguir mis implementos la pala un pequeños rastrillo, y una bolsa de semillas, intentaría recuperar algunas flores pero no creo que pudiera ese tipo las plato con todo el peso de su cuerpo un sincero desperdicio si hay algo que amo en este mundo son esas hermosas flores, y aunque no tengo la habilidad de entenderlas se que me escuchan y son amables, en su trato son los seres vivos que pisan esta tierra más puros y encantadores detestaba verlas lastimadas. emprendí mi camino de vuelta hasta el lugar de los hecho tomándome por sorpresa ver al chico aun en ese lugar a esas alturas esperaba que se fuera ido pero bueno al parecer no era la única curiosa en un rango de 5 metros, distancia que se acortaba a cada paso que daba se recostó cerca de donde debía trabajar dejaría el riego de las mismas para luego aun no terminaba de llegar y el chico dejaba escapar algunos comentarios, le mire un poco antes de arrodillarme a trabajar—umm no me digas que desearías hacer eso conmigo ahora– aquello lo dije a modo de reto el hablaba de forma sincera y muy seguro de lo que podía hacer –aunque no creas soy solo una jardinera tu eres un estudiante y me oyes juzgarte por eso todos tenemos derecho a intentar tener una vida más haya de lo que realmente somos no lo crees?- deje de mirarle para poner atención a las platas logre sacar algunas en mejor estado puede que sanas aun, las trasplantaría con cuidado ahora tome la palita y escave algunos agujeros con cuidado y asimétricamente alineados, lamí mi labio inferior y regrese la vista al chico –tal vez no soy una simple mujer peor eso creo ya tu lo sospechas la pregunta es ¿podría esta simple jardinera con un jovencito engreído como tu?- pregunte arqueando una ceja y mirando mis uñas aun impecables de algún rastro de tierra—no importa la respuesta por que no creo tener animo de averiguarlo por que se quedo creí que estaría ya en clases es ¿que deseas algo mas?- desplace la pala aun lado un momento tomando la bolsita de semillas y depositando algunas en los agujeros –no creo que verme trabajar sea tan interesante y no creo que yo pueda saciar tu sed-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 01, 2015 2:28 pm

Moví la lata para ponerla totalmente vertical con la apertura hacia abajo, noté como un par de gotas de aquel cálido liquido tocaban mi lengua, y como se diluían como la sangre en aquellos cadaveres. Yo no era conocido por hacer muertes especialmente dolorosas, todas eran las mas rápidas, una apertura en el pecho y sin corazón, todo se termina. Siempre conservo el rostro porque es demasiado atrayente el mirar aquellos ojos, recuerdo una vez en la que una mujer lloraba, en el suelo mientras un hilo de sangre emanaba de su boca, me incliné sobre ella para besarla y me deleité con cada fragmento de su sangre que emanaba antes de consumirla como un cerdo, sin dejar absolutamente nada. Mi hambre, como el de ella era totalmente insaciable, lo unico que ocurría es que yo trataba de controlarlo.

Ser superior al propio hambre. No podía ser tan dificil.

-¿Ahora? -reí como un megalomaníaco durante un instante antes de dejar caer la lata a uno de mis lados. -Lo haría hasta en el mismisimo infierno. -aseguré con una divertida sonrisa en mi boca. Escuché lo que dijo y eso si que me hizo reir, hasta tal punto que mi pecho me dolía, llevé las manos ahí de forma inconsciente hasta que dí un par de vueltas sobre el cesped. -Hay que ser muy imbecil para pensar que podemos ser algo que no somos. -sentencie mirando aquella hierba, ella había aceptado su destino, solo estaría allí, nutriendose, rezando por sobrevivir y que el siguiente dia llegara, ni yo podía ser uno de ellos, ni ahora yo iba a ser como los demas. Había aceptado que este era mi nuevo yo, lo que no había pensado hasta hacía poco era que devoraría todas y cada una de las personas que se cruzaran entre la muerte y yo. Porque destrozaría a esa perra.

Cuando me llamó engreido no pude mas que bostezar, me aburrían aquellos insultos, no porque no fueran ciertos, claro que era engreído, la unica diferencia entre los humanos corrientes, que eran engreidos y yo, era que siempre terminaba lo que empezaba. Y si decía que era el depredador máximo, es porque lo era. -Me gustaría ver eso que afirmas. -especialmente porque que me derrotaran solo significaba incrementar mis deseos de sangre, de carne, de muerte. Y no hay nada mas peligroso que el instinto animal, pues hace que puedas matar a tus seres queridos y no ser consciente hasta demasiado tarde.

Crují suavemente uno de mis dedos indices y usé la inercia de mi cuerpo para levantarme y en un instante, terminar de cuclillas frente a la mujer, yo no necesitaba ser fuerte para ganar un combate, mi Kagune lo era por mi, yo solo era preciso, rápido, resistente y con una adiccion terrible al dolor. La miré a los ojos a traves de mi capucha mientras me relamía lentamente el labio inferior. -No se que eres, pero tengo una sed terrible de jugar contigo y averiguarlo. -podía matarla, podia abrirla en canal, partir cada uno de sus doscientos seis huesos o podía divertirme con ella, lo que escogiera solía depender de mi imaginacion. -Asi que deja que decida yo si puedes saciarme o no. -ordené mirandola con seriedad. Lentamente acerqué mi mano a aquella medio mascara que tenía para hacerla descender. -Especialmente cuando veo en tu mirada ese brillo. -ladee suavemente la cabeza, sonriendo de forma infantil. No había nada mas peligroso que una sonrisa sincera.

-Pero no pienses que me importa jugar contigo aqui, en mitad de un teatro o en un callejon oscuro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 02, 2015 4:19 pm

Al parecer no le fue mucha sorpresa que se lo preguntaría así ahora haría eso que ellos querían conmigo, pues su risa descontrolada me dejaba claro que este chico no estaba cuerdo no del todo por lo menos debía tener algún problema, problema que no era de mi incumbencia en lo absoluto pero que no quería que de algún modo repercutiera en mi y eso parecía ser lo que iba a ocurrir miro como la lata corrió por el césped con mucha molestia en mi rostro aquello me parecía un acto inapropiado si algo me disgustaba era la falta de respecto por los seres inferiores y las plantas lo eran aquello era contaminante, evadí ese primer pensamiento tras echarle hablar una vez mas de su boca solo salían palabras perturbadoras que no me causaban la menor impresión mis ojos llenos de vacio seguían postrados en el sin la menor intención de cambiarlos –infierno es que no lo sabes este es el infierno– le dije con toda seguridad aunque solo le hachaban mas leña al fuego no quería armar jaleo en al escuela y mucho menos por un chico caprichoso que buscaba pelea o mas bien alimento pero yo no era la comida de nadie y en todo caso no podría matarme sin embargo podría estropear mi cuerpo al punto que tendría que abandonarlo y eso era algo que no le permitiría bajo ninguna circunstancia.

El simplemente seguía burlándose de mis palabras como si yo fuese el bufón de ese día –y como sabes que no lo eres si no intentas serlo- comente retomando mi trabajo no se que buscaba el jovencito al quedarse ahí peor no tenia ganas de descubrirlo, mucho menso después de cambiar su actitud de risueño a completo aburrimiento ,pero que tenia problemas de humor, me encojo de hombros no era buena entendiendo a las personas y el aprecia ser un laberinto imposible de resolver, aunque puede que mi vida se fuera en ello y la hiciera mas interesante no me agradaba su tono acusador su tono entrometido y amenazante en ningún momento le busque para que me tratara de ese modo mas bien creo que había creado una ligera atracción por mi una que solo tenia el olor a conflicto pero aun así procuraría cambiar las cosas tal vez habíamos comenzado mal y yo pude sonar acusadora o a la defensiva.

-Creo no escuchaste no importa tu respuesta no me interesa averiguarlo y no lo afirme solo dije que había una posibilidad aunque jamás podrías acabar conmigo por mucho que te esfuerces, mi cuerpo eso es otro cuento– me encogí de hombros y note que se acercaba a mi al punto de estar al frente baje mis utensilios y le mire tras un suspiro era mal educación no mirar a quien hablaba o esa era una de mis costumbres, -¿jugar conmigo?- sonreí un poco negando y bajando la mirada –yo no juego niño, yo actuó si deseas averiguar algo adelante no te detendré– me encogí de hombros sin dejar de notar cada uno de sus movimientos –saciarte umm suena interesante ¿como gustas saciar tu sed? Por que mejo no me ilustras– aquello era mas un reto mas bien esta vez de mi parte hacia el, no tardo en poner sus dedos en mi suéter le mire algo molesta no me gusto esa acción no tarde en tomar su mano y bajarla –puedes ver el brillo que quieras en mi mirada pero no quieres ver por que uso esta marcara, dame un segundo– comente cerrando los ojos y haciendo que la mascara de shinigami la propia mascara de la muerte cediera, lleve su mano nuevamente a mi rostro –bájala– le dije asentando –si no te importa no te molestara que haga esto– espere a que bajara mi mascara, tome sus dedos y los lleve a mi boca, los lamí un poco y me acerque a su rostro hasta su oído –yo no soy el juguete de nadie si pretendes jugar te equivocas y es mejor que te vallas- le dije segura , sin moverme tal vez esperaba una respuesta de el antes de que tuviera que alejarme hasta que vi la lata una vez mas pase un poco por encima de el importándome poco si nuestros cuerpos rosaban para tomarla –por cierto no ensucies mis plantas, comente regresándome sin dejar de rosarlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 02, 2015 5:13 pm

No entendía que pasaba por su mente pero en aquel momento todo cuanto decía era como una suave rafaga de viento en mitad de la tempestad de la indiferencia, podía apreciarse, quizas, pero yo no lo notaba, y no me interesaba. Afirmaba que este era el infierno, pero el infierno era un paraiso, un lugar donde solo había muerte, caos y dolor, asi que por eso mismo yo no podía evitar el rodar los ojos mientras bostezaba mentalmente. Para mi no existía un lugar conocido como el infierno, simple y llanamente todo lo que yo pisaba era mi infierno, mi campo de pruebas.

Igual que los humanos tenían mataderos por doquier, yo los tenía en mi mundo, yo estaba por encima de todos ellos, era el depredador apex y no había nada por encima de mi, por eso me dedicaría a probar todo lo que pudiera, a hacerme mas y mas fuerte, hasta que fuera el depredador que mató a la muerte.

Sonreí cuando se preguntó como sabía que era lo que era. No había respuesta aunque en mi caso era específicamente falso porque yo fui humano, yo vivi entre ellos, sentí su egoismo, sentí su miedo, sentí sus golpes, y ahora era algo mejor. Algo superior. Ahora yo me había convertido en el puño que golpeaba a los debiles, y que se alimentaba de ellos. Muchas veces mataba por puro placer, y era lo que definía a los humanos, ser capaces de matar bajo circunstancias neutrales y sentirse bien con uno mismo, no eran racionales, eran imbeciles pero yo era inteligente, viví en su mundo asi que sé que yo soy lo que siempre ambicione. Porque en la vida, no hay posibilidad de coger dos cosas, hay que tomar una decisión y esta ni siquiera nosotros la tomamos.

La miré atentamente mientras hablaba, prefería aquellos ojos cuyo brillo me recordaba a la muerte que tantas veces había visto reflejados en los mios cuando aquellas jovenes morían y soltaban su ultimo hálito.

Me ordeno que bajara la mascara, pero no lo hice, su rostro me parecía bastante atractivo, lo suficiente como para que los mejores pensamientos recorrieran mi mente y se transformaran en saliva que inundaban mi garganta, sí, la devoraría y lo haría tanto que no sería la misma cuando terminara. Algunas veces, los leones ayudan a las crias de sus presas para que en un futuro crezcan y puedan devorarlas, algo mas o menos sentía yo, quería saborearla y ello no tenía que significar que le arrancara la piel de los huesos, no, hasta las bestias tenemos varios puntos fuertes. Alce una ceja cuando me amenazó y al sentir su lengua sobre mis dedos sentí un escalofrío por toda mi espina dorsal, oh si, había encendido el fuego.

Rodé los ojos al escuchar aquello, ¿cuantas cosas podía malentender una persona en una conversacion? Esperé a que me ofreciera su lata para devolvermerla y la aplasté con las manos sin apenas esfuerzo, como si doblara un folio. -Para jugar a los juegos, hacen falta jugadores. Para el que tengo en mente... -murmuré sintiendo el roce de su cuerpo contra el mio. -Solo dos. -sentencie levantandome y tomando su mano.

Se resistiera o no, la llevaría, mi mente estaba extasiada como un desfile de fuegos artificiales, donde las chispas se habían encendido y los brillos comenzaban a iluminar la oscuridad. Caminé con suave tranquilidad mientras me acercaba hacia aquella zona donde ella se había metido primero, era una zona de mantenimiento, tendría lo tipico, herramientas colgadas en los entantes, recetas para cuidar ciertas plantas, y probablemente una zona de descanso, pero me daba igual, improvisaría mientras me dejara llevar por mis instintos los cuales no fallaban, ni se preguntaban cosas, simplemente ocurrían.

Nada mas cruzar el umbral de la puerta la cerré con rapidez y como un niño inocente caminé siguiendo la figura de mi acompañante, su pecho era especialmente notorio y su piel tostada me recordaba a esos dulces que solía comer de niño y que ahora me producirían vómito. La puse contra la pared apoyando mis manos en sus caderas y afianzandolas con notoriedad, clavé mi mirada en sus ojos y acerqué mi frente junto a la suya. -Te voy a enseñar lo que siente al ser devorada. -afirmé con total seguridad antes de acercarme a su boca y besarla con deseo.

Nada me importaba mas que eso, simplemente quería tenerla cerca, asi que atraje sus caderas mientras la besaba, su aliento, su saliva, aquel aroma y la humedad de su boca. Sabía dulce y calido como el mismo dulce que recordaba, sin duda quería mas y más. Y este era solo el principio del festín.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 03, 2015 1:53 pm

El chico reía en ocasiones por lo que decía, comentaba cosas que quedaban vacías en el aire y en otras oportunidades simplemente bostezaba, a estas alturas no entendía cual era su plan tampoco tenia interés en el, realmente eran muy pocas las cosas que me interesaban, entre ellas mi gusto por lo natural, seria la profesora de anatomía y en mi vida me había preocupado por aprender los nombres de los huesos o músculos apenas sabia que el rostro se componía de boca, ojos, cejas nariz y no sigo, por que debo de dar vergüenza –algo que no se que es- pero no es como si lo que yo deseara vivir, se tratara de dar clases en un instituto a niños mimados e indisciplinados mi meta era conocer a los humanos hacer fuera en bien o mal, lo que ellos hacían trabajar era una de sus actividades más habituales divertirse aunque aun no lograba esto, al parecer la diversión se crea cuando estas acompañada y a pesar de que tenia mucho tiempo con este cuerpo, no había hecho lo que digamos relaciones sociales seguía siendo un espíritu solitario algo en definitiva debía arreglar si quería aprender de ellos. Ver no basta debes practicar lo que hacen, pero no quería hacer ciertas cosas solo por hacerlas quería aprenderlas disfrutarlas aunque aun no conseguía la persona adecuada para esto.

No por lo menos hasta que conocí al jovencito si bien no requería su ayuda su acción me daba a demostrar que creo un interese hacia mi persona si sabia interpretar ese interés tal vez, y solo tal vez el fuera la oportunidad de aprender alguna de esas cosas, aunque este chico irradiaba mas un deseo impuro que otra cosa, -deseo que no podía negar me era atractivo, era como un imán de polaridades invertidas se atraían, ambos son imanes pero son diferentes por que su modo de pensar su modo de estática es contraria– el no pareció prestar atención a lo que decía por lo que no insistí mas una vez tuve la lata en mis manos lo que deseaba era llevarla al cesto de basura nada mas, pero lo haría una vez terminara de reparar los destrozos del jardín.

Claro que el no quería esperar más simplemente la arrebato de mi mano y la convirtió en chatarra la apretó tanto que no quedo más que una chapa de esta. Creí que bajaría la mascara en cuanto se lo pedí aunque mas bien prefirió poner toda su atención en mis ojos, muchas personas me habían dicho que mis ojos eran muy hermosos, un color poco común pues es la mescla de un verde y un azul aunque no les ponía atención ellos no sabía a que se debía ese color, ni yo tampoco pero se que tenia que ver con lo que realmente era, los ojos son las ventanas del alma, y mi alma no era mas que la propia muerte, así que ellos y aun el que me mira ahora solo se siente atraído por al belleza de la muerte, era diferente cualquier otro chico ya se fuera ido pero el persistía.

Tomo mi mano de un momento a otro y se puso de pie, le mire apenas entrecerrando los ojos pude resistirme pero a cambio de eso solo le pedí un favor –deja que guarde las cosas, puede que tengas algo que enseñarme y siempre estoy abierta a lo nuevo– asenté levemente mientras con mi mano libre recogía las cosas si algo detestaba era dejar regueros incensarios, tras tomar las cosas me incorpore de pie junto a el y espere su movimiento el cual no tardo en aparecer me guio hasta el cuarto de mantenimiento uno de los lugares que mejores conocía y en el cual pasaba la mayor parte de mi tiempo mientras estaba en ese instituto, no era muy grande pero constaba de un sofá y todo lo demás era una gran mesa con masetas, estantes repletos de herramientas y cosas de aseo, además que uno que otro con ciertos libros que yo dejaba para leer en mi tiempo libre, no se que pretendía el jovencito pero lo que fuera debía hacerse en un lugar alejado del ojo ajeno.

Apenas llegamos pase sin mucho interés a aguardar mis herramientas de trabajo escuche como se cerraba la puerta tras mi paso, y encendí la luz ya que era un cuarto muy cerrado y oscuro, el bombillo ilumino la habitación y el sendero hasta a mi que recorría el chico, cuando estuvo lo suficientemente cerca me recostó a la pared apoyándose en mis caderas con algo de brusquedad su tacto era firme no me dejaría ir ni aunque lo quisiera, aun así no me moví podría ser muy calmada en todo tipo de situaciones mucho mas si no entendía del todo de que se trataba , le mire a los ojos rojos intenso que solo me recordaban la gran cantidad de sangre que había visto alrededor de mi vida , luego sentí su frente en la mía el cosquilleo de su respiración tan cerca de mi por alguna extraña razón hacia sentir a mi cuerpo nervioso, no tardo en bajar mi mascara tras decir algunas palabras –entonces eso es lo que me mostraras– le dije con una sonrisa para luego solo sentir una presión en mis labios por los de el.

Había visto aquel gesto miles de beso pero nunca antes lo había sentido después de todo algo productivo saldría de todo –aquello era lo que le llamaban un beso– pensé mientras solo me limitaba a repetir lo que había visto hacer a muchas parejas antes de que alguno de ellos muriera y yo tuviese que separarlos, mientras entrelazábamos nuestros labios y recorríamos las bocas del otro con nuestras lenguas sin importar la privacidad invadíamos de manera constante el espacio del otro, era húmedo, cálido y aquello a lo que le llamaban beso causaba algo en mi que me agradaba, por lo que no podía dejar de sonreír mientras nuestras lenguas se encontraban, el acerco mas mi cuerpo al suyo no sabia muy bien que hacer era una total inexperta en ese camino pero disido llevar una de mis manos hasta su nuca acariciando ligeramente su cabellera deseando que no detuviera eso que me hacia sentir de una nueva manera, de la nada siento que mis mejillas arden toco una de estas con mi mano libre están calientes y deben estar rojas no se que pasa con exactitud pero ya no me importa, detuve el beso un momento buscando aire –yo no…- y como demonios se decía que no sabía que tenia que hacer, le mire fijo y lo solté aunque ya al cabo de terminar las palabras no le estaba mirando precisamente a el—no se hacer esto jamás he sentido ese deseo– creo que después de decir eso entendía a que le llamaban los humanos vergüenza el chico me seria todo un instructivo si le sabia seguir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 03, 2015 2:45 pm

Spoiler:
El pasado dejo de tener importancia. Simple y llanamente desapareció como esfumado por el viento del olvido. Aquel lugar no era nada que pudiera incitar el deseo pero todas aquella emciones perversas recorrían mis venas y eran bombeadas a todo gas por mi corazón. En realidad yo no tenía filtros, si quería ser sincero, sería extremadamente sincero, hasta el punto de que te pudiera dañar emocionalmente. Si quería ser un mentorioso, me creeria mis propias mentiras. Era en esencia el mayor de todo lo que pudieras imaginar,  no solo cosas malas, seguía siendo inteligente y la sed solo había acentuado mas la astucia que debía de tener dado que matar es algo que puede hacer cualquiera pero que no te pillen eso es algo que solo podemos hacer unos cuantos.

Por tanto aquel lugar que no parecía despertar el deseo para mi solo era un conjunto de paredes que ignoraba, me daría igual si estaba toda la familia mirando, si solo habían cadaveres o si solo estaba la oscuridad para mirarme, yo-jamás-me-detenía. Y esa la regla clave, hicieras lo que hicieras, jamas debes de detenerte da igual si es lo correcto o lo incorrecto, los muros no se caen por su peso, sino que se caen solo porque alguien los golpea, una y otra, y otra vez.

No me importó si era experta, si quería o no quería, yo iba a jugar, y ella quisiera o no participaría. Pero su boca se abrió al contacto entre nuestros labios, el aliento de la boca ajena invadió la mia y dejó un aroma cálido y fresco, pero pronto dejé la amabilidad de un simple beso en los labios para hacerlo mas intenso, como ya dije mi unico filtro era mi diversion o mi curiosidad, cuando uno de los dos decía que había que llegar hasta cierto punto, saltaba hasta ahí sin preguntar nada. Busque aquella lengua que tan mordazmente me había hablado antes y la encontré con mi lengua y entonces bailaron como dos serpientes en una siseante danza, donde la saliva y la temperatura eran lo que mas se apreciaba, ademas de aquella sensacion tan suave entre la friccion de ambas.

Su busto era tan notorio que incluso el hecho de acercarla a mi un poco mas hacía que notara el contacto con aquella parte, que parecía llamarme a gritos ahogados, donde aunque no los escuchara, los sentía. Mis manos dejaron libres sus caderas para descender a su trasero donde se afianzaron con notoriedad, sí, aquella "simple" jardinera tenia un cuerpo envidiable. Cuando el aire se hizo una necesidad y nos separamos ella habló.

Alcé una ceja al escuchar su primera frase pero cuando la termino una gran sonrisa se remarcó en mi rostro que no era sino el producto de la diversion mas perversa, aunque para mi era lo mas sano que existía. Apreté los gluteos de la mujer mientras acercaba mi rostro a su oído, pegando mi boca a este hasta tal punto que casi un susurro podría sentirse con total claridad. Lentamente solté la mano derecha mientras la llevaba al vientre ajeno y la metía por debajo de la parte inferior de su vestimenta de jardinera, acercando mis yemas a su intimidad y acariciandolas solo con la yema de mis dedos. -¿Nadie ha entrado en tu jardín de las delicias? -pregunté de manera retórica. -Entonces permiteme inaugurarlas. -llevé mi boca a su cuello y lo mordí con notoriedad, no quería arrancarle la piel simplemente marcarla como mía, como una prueba indiduable de que yo había estado ahí.

Y sin piedad alguna abrí paso mi mano sobrela ultima y fina prenda que cubría su sexo e introduje los dedos anular y corazón, abriendome paso por su interior y recorriendolo con ciertab rusquedad. Cuando el dolor se encuentra con el placer, el mundo deja de importar y se transforma en diversión. Besé con diversión la yugular ajena, depositando suaves besos sobre aquella zona antes de ascender al lóbulo de su oreja mientras incrementaba la energía de aquellos movimientos con la mano. Ella conocería los siete infiernos, a manos del peor demonio que existía.


Última edición por Kaneki Ken el Jue Feb 05, 2015 4:00 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 04, 2015 2:14 pm

+18:
Ahora sabia lo que significaba un beso, claro que no englobando todo lo que representaba eso es decir contando los sentimientos y todas esas cosas peor si el sentimiento físico del mismo y creo era mucho mejor que comer cualquier dulce o probar cualquier sabor aquello era una mescla explosiva de picante amargo, dulce y salado teniendo todo mientras entremezclarlas las salivas y sientes el sabor del otro en tu boca, si no fuera por la necesidad de inercia de respirar fuera continuado aquel beso apasionado que ambos colábamos en crear al ejercitar nuestro musculo mas fuerte del cuerpo la lengua –empezaba a recordar cosas de anatomía,- sonreí mental mente no sabía que podía obtener recuerdos de al chica era como el almacenamiento en su cerebro, tras eso empezaron a llegar una serie de imágenes entonces me di cuenta que no necesitaba saberlo, solo dejarme llevar por el deseo, por lo que aquellas imágenes me mostraban de algunas escenas en la vida de aquella chica.

Sentí como sus manos descendían hasta mis glúteos, siendo aprisionados en las mano traviesas del joven, suspire sin determinar el por que al sentirlas, y al notar que estaba mucho mas cerca de el mis pechos rosaban el suyo, y mi chaqueta se subía con suavidad apenas pudiendo sostener el peso de mis voluptuosos senos, los apreté mucho más contra el dejando que la sensación me cubriera aquello podría ser mucho más interesante de lo que me esperaba. Es imposible no percatarme de su sonrisa maliciosa que con cada extensión de su boca me muestra que mis palabras no han hecho más que darle animoso a continuar en su trabajo, -el único trabajo que podría llevar placer como recompensa– distraída en mis pensamientos apenas noto un apretón en mi parte trasera y tras eso, un cosquilleo en mi oído que por alguna razón me hace estremecer, aun no digo nada peor de mi boca intenta salir algún ruidito extraño y fuera de lo común como cuando algo te atemoriza o te duele.

Para cuando desplaza su mano, como una abeja que delicadamente se posa en una flor sobre mi vientre y la se siente con tacto hasta mi intimidad, esos ruiditos salen sin que los pueda evitar -uhmmm-seguidos de un suspiro que deben cosquillar, el cuello ajeno ya que mis rostro se refugia en ese lugar, para ocultar lo que ahora por experiencia sentía por primera vez la vergüenza, niego tras oírle no es como si tuviese mucho que decir, además sus dedos que se escurrían por mi intimidad no es como si me dejaran mucho de que habla, el cosquilleo en esa parte era algo desesperante, como que deseaba más peor al mismo tiempo quería alejarme de ese sentimiento, no es hasta que muerde mi cuello y me hace cerrar los ojos por el dolor que dejo salir mi lengua para relamer mis labios, y dejar que se posen en el cuello de el simplemente relamiéndolo con ansiedad.

-Es..o… du..ele..-dejo escapar estremeciéndome por su mordía y cerrando los ojos con fuerza por el dolor que esta ocasiona, Imprima fuerza y como si ya nada le detuviera, rosando sin precaución el interior de mi paredes, rosando sin piedad alguna, no podía dejar de moverme como si tan solo dejo escapar un sonido que se asemeja mas al un quejido de dolor peor lleno de algo mas de algo que me satisface lleno de excitación una sensación mas, de la cual hoy era testigo, sus labio se diseminaban por mi cuello llegando a devorar mi oreja, deje que mi pierna subiera alrededor de la suya y lo rosara con fuerza, mis manso se aferraron de su chaqueta la cual pensé en determinado momento rompería de tanto halarla hacia abajo al mismo tiempo que mi cuerpo se  estremecía por el cosquilleo que pronto dejaría escurrir líquidos de mi intimidad, humedeciendo por completo los dedos ajenos, tras pasar mi pierna por la parte de atrás de la rodilla ajena me di un pequeño impulso recostándolo de al pared esta vez a el y mirándole a los ojos con un sutil sonrisa claramente agitada –en..tonces… que ten..go yo que ha..cer– le digo llevando mi mano hasta su entre pierna y acariciando generosamente aquella parte que se presentaba de algún modo dura y firme, tras decir eso y aun sintiendo escavar de sus dedos le beso nuevamente dejando un ligero mordisco en su labio inferior –es..pero o..rde..nes señor-, dejando que mi mano libre pasee por su pecho, y luego suba hasta su cuello, no con mal intensiones solo recorriéndolo.


Última edición por Halibel Tier el Vie Feb 06, 2015 12:30 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Miér Feb 04, 2015 4:02 pm

Spoiler:
Contra la pared, esa era la unica frase, incompleta, que retumbaba por mi cerebro, me daba igual si se quejaba, si gritaba de dolor o si intentaba defenderse, mi mision no era hacerla sentir como una reina sino traerla al mundo donde yo vivia, a enseñarle que lo mejor de nosotros mismos es eso, que somos nosotros, no que finjamos ser angeles cuando nuestras manos estan manchadas ni tampoco a decir que no cuando gritamos de éxtasis al matar a otra persona. No dudé ni un solo instante en adentrarme en sus interiores, no era un iniciado en este aspecto pero tenía que confesar que era una forma de alimentarme mucho mas sensitiva. Sí, comer saciaba el apetito pero esto...

Esto saciaba el cuerpo.

Mis dedos se adentraron por el interior de su cuerpo, sentía la calidez de su sexo que propiciaba caricias en las yemas de mis dedos, pero ser cordial aunque fuera su primera vez no entraba en mis terminos. Mis dedos se movieron como dos anguilas dispuestas a cazar a algun pececito que pasaba junto a ellos, solo que mi objetivo era frotar y acariciar cada centimetro de su piel, quería que ardiera, que el fuego del placer la consumiera, y cuanto mas rapido lo hiciera, cuanta mas fuerza hiciera mejor. Mucho mas.

Lentamente me separe del lóbulo de su oreja tras haberlo mordisqueao y mi mirada se clavó en la suya, acudiendo de nuevo a su boca buscando fundir mi lengua junto a la ella, entrelazandola como dos cordones en un nudo y mientas mis dedos jugaban a explorar su ardiente y cada vez mas húmeda flor privada mi mano libre bajó la cremallera de aquella chaqueta que tenía dejando a la vista una camisa interior que aunque molestaba era mucho menos. Mordí con rabia el borde de la camisa haciendo que terminara bajo sus senos y llevé mi boca para jugar con ellos, lamiendolos, arañandolos suavemente con mis dientes.

Acudí a su pezón derecho con mi boca, y succioné con fuerza, sus pechos eran grandes, blandos pero firmes y con la mano libre me dedique a jugar y sobar el otro. Sus palabras entrecortadas no hicieron mas que darme mas ganas de seguir jugando con ella, y sin piedad. Retiré la mano de su entrepierna sintiendo aquel denso liquido cubriendo la extension de los dedos que había sumergido en ella y los llevé a mi boca donde los relamí saboreando aquel sabor. -Dedícate a disfrutar este momento, como si fuera el ultimo con vida. Lo unico que me importa es escuchar tus gemidos, hasta que te quedes sin voz.

Tomé su mano y la conduje hacia aquél sofá. -Desvistete. -ordené deslizando mi mirada por todo su cuerpo, y cuando lo hice y la medio tumbé de una forma específica, con las piernas echadas hacia fuera y dejando totalmente expuesta su intimidad, mientras su espalda descansaba en el asiento del sofá. Me puse de rodillas con una sonrisa totalmente divertiva mientras me pasaba la mano por el rostro echando hacia abajo el párpado dando una imagen tetrica, sádica y lasciva. -I-ta-da-ki-ma-su. -repetí con suavidad acrcando mi boca a su entrepierna, devorándola.

Mi boca se abrío como cuando mi estomago rugía y me lancé a su sexo. Primero lo lamía con la lengua, recorriendo el perfil de sus labios externos, y despues comenzaba a devorarlo de forma mas profunda, empezando mordisqueandolo y succionando, besandolo y finalmente, yendo a por el punto mas sensible, su clítoris. Al cual, con privilegios, ataqué con fiereza, mordisqueandolo con notoriedad. Mi unica mision era que no pudiera moverse, que despues de un orgasmo, viniera otro y asi hasta que no quedara liquido por emanar de su interior, y que sus gritos rasgaran su garganta y no pudiera hablar, y que sus piernas desfallecieran y no pudiera moverse en días.


Última edición por Kaneki Ken el Jue Feb 05, 2015 4:00 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 05, 2015 9:45 am

+18:
Había tomado, la decisión de jugar un juego que entre mis conocimientos, solo guardaba algunos recuerdos, para nada normales debía decir aunque atroces y puede que para mi eso debería ser lo normal pero para un humano no lo era y lo decía en este sentido, eran escenas realmente perturbadoras, para cualquiera –para cualquiera menos para este jovencito que con solo una mirada podría notar que solo anhelaba destrucción y muerte. Por un momento mientras el me besaba y acariciaba mi zona intima o mas bien estrujaba de manera desmesurada y sin ningún tipo de contención, recordé aquellas cosas, mientras mi mente pensaba en eso, mi boca y mi cuerpo sucumbía al deseo, un cuerpo humano y pecaminoso que solo desea ser maltratado al parecer pues cada rose que joven deslizaba en mi piel canela, este lo disfrutaba con un gemido, un gritito ahogado o temblando como pidiendo mas, me recordaba a esas personas que veías en la calle por que no tenían su droga temblaban de esa manera por al abstinencia, mi cuerpo ahora parecía estar en un estado similar, deleitándose con sus toqueteo –ahammmmm...mmmm. La respiración agitada no se hiso esperar y mi corazón lentamente cambio las pulsaciones a algo mas desbocado que no sabia explicar  -tanto disfruta este cuerpo aquello– pensaba mientras intentaba no perderme por eso.
 
Recolecte muchas almas, muchas de ellas después de lo que los humanos le llamaban aparearse claro que en su mayoría, no creo que los privilegiados de ser llevados por mi al paraíso pudiesen si acaso haber imaginado disfrutar, gritaban de dolor mientras aquello ocurría, al parecer no quería o no lo disfrutaban, las cosas se salían de control y terminaban por ser asesinados por las personas que propinaban este dolor yo recogía el alma y muchas veces el cuerpo quedaba a manos de esas personas siendo abusado… recordando aquello decidí abrir los ojos una vez mas no quería pensar en aquello ahora no lo entendía pues este cuerpo disfrutaba los apretones y lamidos que el chico daba logrando que partes de mi se pusieran duras, cuando pude poner mi mirada en el ya menos pensativa y notando que soltaba algunas quejidos, por su modo de introducir mi pezón en su boca, le mire fijo desde arriba peguntándome solo una cosa, -¿por que aquellas personas no lo disfrutan y por que yo considero que lo disfruto?- negué para no buscar una respuesta por que sabia que no la encontraría de seguro, retire mi mano de su entre pierna ya que el parecía querer jugar con mi cuerpo si aquello le divertía no encontraba el motivo de detenerlo, acaricie su cabellera mientras hacia eso -uhmmm– aquellos ruiditos extraños seguían saliendo de mi boca  mientras yo no podía dejar de ver lo que llevaba a cabo, se ensaño en contra de mi vestimenta para tener una mejor visión de mi piel desnuda, sonreí levemente me gustaba que no se detuviera que fuera a por mas.
 
Entonces note como dejaba mi entre pierna libre pude respirara mucho mas calmado, aunque el cosquilleo en aquella zona persistía aun sin sus manso era posible que pidiera más o solo era una sensación pasajera se relamió el liquido que mi interior emanaba como néctar de una flor, -¿sabría bien?- quizá el parecio degustarlo y disfrutar le mire un poco mientras me hablo el no se veía agitado por el contrario su voz era firme y con un tono seguro no como la mía que resquebrajaba con cada sonido que salía de ella, gritar no se si podría no era mi estilo así que no le dije nada solo me limite a sentar, sintiendo como toma mi mano y le hala hasta el sofá –me doy cuanta que es un juego que apenas comienza y que al parecer puede hacerme sentir mejor– recibo su orden y es clara aunque mis senos están por completo al descubierto me miro un poco detenida frente al sofá y me deshago de lo que aun conservo de mi ropa interior, la cual queda aun lado de mis pies le miro mas bien inexpresiva esperando algo mas pues no se que hacer exactamente –quiere que grite como las persona que me llevaba peor eso daba temor eran gritos desgarradores– estoy al confundida aun así guardo silencio y siento como el después de contemplarme un poco me deja caer sobre el sofá, dejo mis piernas abiertas y subo los pies ala sofá, mientras mi espalda descansa, sostenido mis esbeltas piernas con ambas manos asegurándome de que no las pueda cerrar, notando como se arrodilla y tras decir alguna palabra de gracias por la comida empieza lamer desmesuradamente –vaya que debe gustarle mi sabor– pienso antes de sorprenderme por que aquello es mucho mejor que sus dedos, su lengua es más que hábil en devorar esa parte de mi, rosando con sutileza y algo de velocidad mis labios y luego succionando –ahmmm– inevitablemente no puedo callar peor aun falta algo y mientras el hace aquello intento preguntarle abriéndome paso entre los jadeos que roba con aquellos lamido– mm ¿co...mo te lla..mas?- pregunto un poco alto y no pensando ya muy bien simplemente empiezo a perderme en el paraíso del placer. Con mi intimidad contrayéndose por aquello, repetidas veces no sabia que hacer, por que sentía la necesitada de moverme, apreté su cabeza con mis pierna apenas no con fuerza era solo un modo de desahogar aquello que sentía deje que mis manos se clavaran en el sofá y lo rasguñaran al rito de mis gemidos –tu no..mbre..– le exigí una vez mas, con una tono mucho mas sensual, apretando con fuerza los ojos por que ahora tocaba algo que me hacia querer explotar.


Última edición por Halibel Tier el Vie Feb 06, 2015 12:30 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 05, 2015 10:31 am

Spoiler:
La mayoría de las cosas eran simples como una suma. Tenías una parte, otra parte y derivaba en otra. Las mejores no eran complejas, sino que su simpleza les dotaba de profundidad, una ecuación no era mas interesante porque fuera complejo si no que su dificultad podía llegar a abrumarte, las personas, sin importar su raza, son vagas y destinadas a hacer lo menos posible para obtener lo maximo, por eso cuanto mas simple fuera algo mas público tendría. ¿Que había de complejo en el sexo? Todo era simple, y ni siquiera tenías que usar las dos neuronas que tuvieras activas y llamaras como "cerebro".

El sexo era bastante simple, pero como todo cuando tienes curiosidad puedes convertirlo en un juego terriblemente intenso. A mi no me iban esas cosas de delicadeza y tratar a la otra persona como si fuera de cristal, los cuerpos físicos tardaban mas de lo que parecían en romperse, y cuanto mas te acerques a ese límite mas disfrutas, la violencia era síntoma inequívoco de placer. Y aquel cerdo hipócrita que sostuviera lo contrario es que no lo había probado de forma intensa. Eramos violentos, eramos repulsivos, eramos destructivos, inteligentes para lo que nos convenía, astutos...eramos la peor escoria que existía y de todas esas cosas yo había emergido. Por tanto, yo era lo mejor de todos esos males, el mal superior.

Obedeció sin demasiada queja, de hecho se la veía totalmente participatiba, toleraba de igual manera la violencia como la paz, lo que no aceptaba era la indiferencia. Eso arrancaba la mas furia en mi cabeza, nadie jamas, me mostraría esa sensación o sentiría la verdadera definición de dolor. Odiaba la cobardía, odiaba a los pacifistas, pero MATABA a aquel que fuera indiferente hacia mi, porque en la vida, la neutralidad no existe. Devore con hambre y lujuria el sexo de la mujer llenando mi boca de aquel líquido translucido mientras recorría toda su intimidad, desde la parte mas exterior hasta allá donde mi afilada lengua me permitía llegar antes de jugar con total interes con aquel botoncito que sobresalía de su sexo, su clítoris. Sus gemidos invadían mis oidos y los llenaban de un fuego que se difundía por todo mi cuerpo.

Su vientre se movía de forma involuntaria y aunque sus piernas estaban abiertas para dejarme total acceso a aquel dulce con sabor a almizcle que chorreaba cada vez un poco mas con cada movimiento. Escuché su pregunta pero no la contesté en aquel momento sino que llevé varios dedos de mis manos para invadirla mucho mas profundo, mientras mi boca estaba centrada en su clitoris, succionandolo, lamiendolo y arañandolo con los dientes, y eso tenía que sentirse extraordinariamente bien y quizas con suerte un poco doloroso, mis dedos se abrieron paso con rapidez y fuerza, aprentadose y adentrandose en aquel interior que por lo que decía jamas había penetrado nadie, una pena o quizas gloria, que fuera yo el que iría a inaugurarlo.

Deposité un sutil mordisco en su clítoris antes de elevar lo suficiente la boca para hablar. -Kaneki Ken. -contesté con total tranquilidad, como si estuviera leyendo un libro de preescolar. -Quiero que tengas tu primer orgasmo. -anuncié con una sonrisa que aunque parecía encantadora, era amenazante. -O mas bien, te aviso de que lo tendrás. -y tras aquella palabra, moví los dedos con una rapidez bastante notoria, mas de lo que lo haría un humano normal, no me importaba que fuera brusco o dejara de serlo, ella iba a tener su primer orgasmo y cuando vertiera aquel líquido yo estaría allí. La miré fijamente a los ojos, clavando mi mirada, una de color normal, entre el abanico cromático que podía ser el de un humano, mientras que el otro era totalmente rojo, brillante y amenazante, sin perder detalle de aquel rostro y cuerpo que estaba a mi total servicio y disfrute, claro que yo lo obtenía a traves de ella.

La fricción con su interior se hizo mucho mas intensa y sentía su vientre contraerse con mas rapidez asi que simplemente esperé lo inevitable, que acabara por rendirse por primera vez a los placeres de la carne, una que aunque podía devorar ahora, no tenía precio en comparación a lo que estaba haciendo ahora. Y cuando parecía que su interior se desbordara saqué mis dedos para atrapar todo aquel líquido con la boca, devorandolo.

Si quería pasar a la accion, tenía total libertad, siempre y cuando le quedaran fuerzas en las piernas.


Última edición por Kaneki Ken el Jue Feb 05, 2015 3:59 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Vie Feb 06, 2015 1:22 pm

+18:
Cada vez estaba mas sensible, mis manos y no estaba quietas sobre el sofá, rasgándolo mas bien sostenían su cabeza que estaba entre mis piernas y que simplemente no podía dejar de hacer temblar mi cuerpo con cada lamida que el regalaba, no estaba segura  de que hacia pero la sensación aumentaba según la acción de el, aunque su boca le puso atención a la parte superior de mi intimidad, pude sentir esta vez como sus dedos rasgaban mi interior tenia dolor debía admitirlo pero mi cuerpo se sentía tan caliente que no podía evitar dar quejidos y grititos de placer, si placer eso era lo que estaba sintiendo y que sensación mas hermosa, cálida y desbordante no sabia como explicarla era confusa era como tener muchas ideas en mi mente y ninguna podía consentirse por que simplemente se evadían para no perderse en el sentimiento de lujuria que llenaba  mi interior –los humanos gozaban de esto cuando quisieran-

Doy un pequeño saltito acompañado de un quejido -ahmmm– para escuchar su nombre con cada silaba revotar en mi aturdido cerebro que procesaba en su extensión las sensaciones que recorrían mi cuerpo –que es un… or..gasmo… ke..ni..shi?- pregunte como una niña péquela de tres año que no entiende lo que sucede con claridad una niña de tres años jadeante y rebosante de excitación… mucho mas al sentir que mi intimidad aprecia calentarse más con el frotar tan desmedido de sus dedos para con ella que arremetían sin detenimiento alguno  simplemente me deje llevar por aquella sensación invasiva y deje que de mi boca saliera el nombre del chico que al provocaba –KENIKI…ahmmm– lo que pasaba adentro de mi cuerpo me era una misterio peor sentía que mi vientre se revolcaba se contraía apretaba las paredes mi intimidad sin detenerse, y luego lo que sentí no se comparaba a lo de antes era un nuevo sentimiento era el placer en su máximo esplendor, lleve mi dedo índice a mi boca y lo mordí mientras dejaba que mi mirada se perdiera en algún rincón de al habitación y pusiera disfrutar aquello, de mi dedo sentí el sabor a sangre colarse por mi lengua lo relamí mientras sentía que los líquidos emanaban de mi sin detenerse en mucha más cantidad el tomo todo en su boca yo simplemente lo mire perdida y sonrojada.

Por lo que solo le realice una pregunta ¿co..mo pu..edo hacerte ..sentir bien?- entre cortada por mi respiración y agitación  del momento, deja que mis piernas rodaran por el sofá y me incline un poco mas bien dejándome rodar por este para estar a su altura, con los labios lleno de sangre deposite otro beso en el mas suave, y entre cortado solo quería jugar con su aliento que daba en mi rostro y ahora tenía el olor de mi intimidad, mientras hacia aquello simplemente me dedique a quitarle su camisa y a bajar al cremallera de su pantalón, mientras metía mi mano por un camino desconocido teniendo solo como guía imágenes retorcida de mis memorias pasadas, tome entre mis manos su miembro duro y comence a moverlas al principio sutil luego con algo mas de velocidad sin dejar de jugar con sus labios, frote sin detenerme esperando una respuesta de su parte, aquello estaba firme y mi mano lo recorría sin remordimiento creía que aquello tal vez le haría sentir bien.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Vie Feb 06, 2015 2:19 pm

Spoiler:
Si, todo empezó como estaba previsto, por un río de pasion incontenible y había terminado de la misma forma. Como un rio de pasion que no era mesurable. Sabía lo que buscaba de ella cuando bajé mi rostro a su ardiente sexo, sabía aún mas lo que quería y tanto anhelaba cuando lo degustaba como si fuera un niño con su postre favorito, sin importar lo mucho que se manchara o lo poco "adecuado" que fuera aquello. Para mi no había nada mas perfecto que el sexo, era la union de dos personas, había tantas posibilidades y el dolor formaba parte inherente del mismo, la primera vez dolía y depende de la pasión que pusieras de por medio, dolería siempre.

No dejé de explorar su intimidad con total interes, con pasión y ganás, como un niño que estaba a punto de superar el récord de su juego favorito. Cuando preguntó que era la cara de la perversión se plasmó sobre la mía. -Es una de las mejores experiencias. Casi tanto como matar. -aseguré acercando mi rostro de nuevo a aquel vientre palpitante, iba a desbordarse, lo notaba, sus fluidos cristalinos se deslizaban sin demasiado obstaculo entre mis dedos, su interior estaba ardiente como una brasa al rojo vivo, sus gemidos se deshacían en su boca como el chocolate caliente y cuando gritó mi nombre supe que allí llegaba mi anhelado y deseado nectar.

Un liquido que podía ingerir sin remilgos, emanó de forma busca, en gran cantidad pero mi boca la recibió como un sediento errante en el desierto a un manantial, atrapando cada simple gota y tragandola, disfrutando de aquel sabor almizclado. Era tan complaciente que resultaba hasta digestivo, puede que no fuera tan intenso como la carne despezadaza aún mientras la sangre fluía por ella pero era bastante íntimo lo cual le daba una esencia mucho mas única y diferente.

Preguntó algo, que no pude responder porque sus labios atraparona los mios, tenía el sabor de la sangre, algo que avivó mas mi sistema vital, era como lanzar una lata de gasola a una pequeña cerilla, la excitacion del momento, y sus manos, que recorrían con rapidez mis ropas, quitandomelas y jugando con mi sexo activaron lo irremediable, una prominente y divertida erección con la que ella tendría que lidiar. Cuando sus movimientos se hicieron mas notorios, mi espalda se encorvó de forma inonsciente, erizando mi piel y despertando mas mi organismo, no sabía lo que estaba haciendo pero ella pagaría cada una de aquellas caricias con orgasmos. Mordí suavemente el labio inferior de ella propiciandole un suave dolor, antes de llevar mi mano a su pecho para manosearlo con notoriedad, incluso tirar de sus pezones para hacer que alcanzaran su maximo tamaño y dureza.

Y mientras jugaba con sus senos acerqué mi rostro a sus ojos y sonreí de forma lasciva. -Estoy seguro que sabrás satisfacerle a él con tu boca, ¿verdad? -pregunté clavando mi mirada en sus ojos. La idea era simple, quería que ella devorara mi sexo, como yo había devorado el suyo, claro que quizás, la situacion se iba un poco de las manos. -Si no quieres ser castigada, claro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 07, 2015 11:16 am

+18:
La situación se temblaba extraña, mi cuerpo aun temblaba una reacción que no comprendía del todo, era como si tuviera frió pero con el cuerpo totalmente acalorado, el se bebió el liquido que aun no dejaba de salir aunque ene se momento estaba tan distraída que apenas y sentía como lo consumía para mi era suficiente, por como el dijo era un jugo y aunque le vi notoriamente divertido jugándola relamer mi seso, creí que yo tendría que hacer algo para retribuirle un shinigami no deja deudas sin pagar y esta no seria la primera vez.

No deje de manosear aquello, como mis registros de memoria me decían –matar no causa placer, eres raro– le dije con toda calma aun de cuclillas frente a el, no entendía mucho de lo que decía debía ser alguien bastante perturbado mucho mas que yo que solo me limitaba a observar y a llevarme el alama de la victima el mas bien era de actuar de consumir y destruir, como buena observadora que soy no hice más comentarios no quería molestarle y según me había dado a entender el chico tenia problemas para contener su ira no se que clase de poder tenia peor no quería averiguarlo siempre que las cosas se pusieran pesadas podía abandonar el cuerpo peor este contenedor era de gran afecto para mi no quería que algo así pasase bajo ninguna circunstancia.

Su mirada cambio según mi ritmo con la mano, solo le miraba mientras que yo hacia eso y el jugueteaba un poco mas con mis senos, estos tomaron la misma forma de hacia un momento pero por alguna razón sentía una presión aun así deje que mi boca gimiera sin dejar de mover mi mano, cerré los ojos sintiendo su mordida, lo relamí un poco mientras se separaba para escucharle -mi boca–  escucho que puede castigarme –en sus sueños seria eso, podía estar disfrutando todo aquello explorando coas nuevas pero no dejaría que se pusiera intenso, aunque carezca de ciertos sentimientos puedo ser orgullosa si así lo deseo claro que el no me conocía para decidir eso pero tan solo me encogí de hombros le mire fijamente sin detener mi mano y lo apreté un poco en ella, frotando con mas velocidad mientras ladeaba mi rostro –te dije que no soy un juguete– esperaba que con eso fuera más que suficiente no me gustaba sentirme amenazada y el parecía estar haciéndolo. imagine que seria algo parecido a lo que el hiso por lo que me agache  y tras algunos lamidos cuidadosos, y delicados lo recorriendo todo el contorno con mi húmeda lengua lo introduje en mi boca, para saborear aquello, mejor que en lo que a mi respectaba no se lo encontraba aunque en cuanto a textura era bastante como decirlo rugosa suave y firme , saboree aquella textura un poco introduciéndola en mi boca incluso relamiéndola en mi interior con detalle sin dejar ningún lugar sin recorrer, incluso el pequeño agujerito de la punta me llamo la tención por lo que deje que mi lengua esculcara bastante mientras dejaba que entrara y saliera  de ella era bastante grande por lo que dejaba que rosara mi garganta aunque aquello me provocaba unas ansias terribles de echar lo que tenia en el estomago, debía ser por que obstruía toda la cavidad.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 07, 2015 1:49 pm

Spoiler:
Por aquellos minutos todo valía la pena, muchas veces pensaba que deseaba matar para que las personas dejaran de molestarme, muchos de ellos eran tan idiotas que mi paciencia se agotaba casi al instante, pero dejarla viva había suponido mejores cosas que las que me traería su muerte, en primer lugar porque tenía el apetito lleno, asi que no la devoraría, y si no la devoraba su muerte solo significaria que su presencia se esfumaba, por tanto solo me traería ausencia. Pero si la dejaba con vida, bueno, primeramente podía devorarla de una forma íntima, lo cual era extraordinariamente divertida. Era virgen lo cual simplemente incrementaba mis deseos de arrancarle aquella pureza a mordiscos, una y otra vez.

Escuche su omentario, ¿porqué le seguía haciendo caso? Podía simplemente tapar su boca y violarla, estaba seguro que al menos dejaría de molestarme con aquellas palabras. ¿Acaso era incapaz de entender que el castigo significaba que ella podía decidir? Los juguetes si no sirven se rompen, no se les castiga.

-Yo no te parecía un juguete cuando devoraba tu sexo, ¿no? -le pregunte con una mirada inquisitiva, no quería que se sintiera como un juguete porque podía seguir decidiendo que hacer, en el momento en el que me aburriera de jugar entre nosotros, jugaría con ella, y entonces sí que sería un juguete que podría romper sin ninguna preocupacion. Pero por ahora, entendiera o no lo que le decía, no era un juguete. -Pero si insistes en eso del juguete, tendré que replantearmelo. -dije con cierta diversion.

En cuanto se puso de rodillas sobre el suelo no pude mas que mirarla expectante, había demostrado que sabía como usar sus manos, pero la boca era mucho, mucho mejor. Los primeros instantes fueron suaves, sutiles, de hecho al sentirlos mi miembro palpitaba con notoriedad, como si aunque los sintieran, no fueran suficientes para contenerlo. Pero luego su boca atrapó el inciio de mi sexo y eché la cabeza suavemente hacia atrás disfrutando de aquella sensacion, era húmedo, cálido y sobre todo, excitante, sintiendose casi como un niño en una tienda de dulces.

Los primeros instantes fueron faciles de controlar, si me llegaban a decir que esa era su primera vez casi que reiría como un poseso, pero ciertamente era difcil de aguantar, lo hacía muy bien. Su lengua se enredaba a mi miembro como una anaconda, su boca se abría dejando paso a mi sexo y golpeaba con las paredes de su garganta una y otra vez. -Por Kami... -murmué encorvando un poco la espalda con cada golpe que sentía con aquellas paredes humedas y cálidas de su garganta. -Eres buena... -confesé, mas que buena, de hecho. Pero el ritmo del juego tenía que marcarlo yo aunque me estaba derritiendo por su culpa y eso tenía que pagarlo, tenía que pagar lo bien que me estaba haciendo sentir.

Apoyé mis manos en su cabeza, apartando los cabellos que bloqueaban su mirada y la mia e hice un pequeño moño que atrapado en mi mano evitaría que le molestaran a ella o ami, mientras la otra la apoye a un lateral de su rostro. -Mas rapido. -pedí añadiendo un poco mas de fuerza a aquellas embestidas, sentía como mi sexo palpitaba mas y mas, pero no iba a detenerme, aceleré un poco mas aquellos movimientos en su boca y mi espalda se encorvó cuando no quise contener aquella oleada de placer mas en mi sexo y acabó desbordandose dentro de ella. Como una gran oleada de calor denso, aunque esperaba que aprovechara cada gota, hasta la ultima. Porque ese solo era el incicio del juego y aún quedaba bastante para terminar.


Última edición por Kaneki Ken el Lun Feb 09, 2015 4:48 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Dom Feb 08, 2015 10:19 am

+18:
Negué ante su pregunta a estas alturas las palabras sobraban y estaba claro, que el no entendía cuando yo decía ciertas coas, ni yo tampoco por que me hace falta mucho por aprender de las personas y los otros seres, mi existencia no se expandía mas haya de una sombra fría y vacía que solo cumplía su trabajo, ahora me decía que lo replantearía era justo lo que no quería aunque no se si el chico lo entendía . yo simplemente estaba tomando aquello como una clase, que me estaba dejando buenos resultado me gustaba lo sentía aunque sin duda debía experimentar mas, no creí que esto seria lo primero que aprenderá de los seres humanos lo primero entre comillas ya conocía el desprecio la codicia el dolor el sufrimiento todo lo que engloba maldad peo que yo lo sintiera en carne propia no eso jamás había ocurrido.

En cuanto me lleve el miembro del chico a al boca, notaba que su grosor aumentaba no entendía el por que peor no creo que debiera pensar en cada cosa que tenia que hacer, por lo que simplemente relamí imitando lo que el hiso, debía gustarle se le notaba no tanto como a mi pero vaya que debía exagerar un poco tal vez, mis mejillas debían haberse puesto rosas, mucho mas al escucharlo no estaba segura de que decía simplemente procure segur haciendo aquello, moviendo mi cabeza para cubrí todo el terreno sin dejar escapar anda, lamiendo y succionándolo con mis labios, evitando usar mis dientes recubriendo estos con mis labios para que l movimiento fuera d cierto modo mucho mas suave. Y no molesto.

El tomo mis cabellos creí que lo halaría en alguna instancia peor no fue así por el contrario solo quería ver mejor lo que hacia me dejo libre los ojos, y la boca mis cabellos no se enredarían o ensuciarían con la saliva que salía de mi boca escurriéndose con cuidado por el borde de mis labios, aterrizando en mis voluptuosos pechos, el sonido en mi boca húmedo y con cierto gemido se hacia presente en todo momento, el comienza a mover su cadera más rápido yo procuro hacer lo mismo con mi rostro aunque la respiración se me dificulta un poco pero no me detuve por el contrario procure que ese ritmo casi salvaje persistiera, tras permanecer así un poco mas sentí que dentro de mi boca aquella coas palpitaba y luego dejaba salir un liquido caliente , lo saboree inevitablemente y lo traque claro.

Entonces levante la mirada y me quede mirándolo mientras tragaba en aquella posición que parecía mas como para tomar el te completamente denuda y húmeda de todo tipo de sustancias pase mi mano por la boca para limpiarla -¿y ahora?- para mi aquello era el final pero nunca se sabe que pretenden los demás.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 09, 2015 5:01 am

Spoiler:
Aunque no expresara exactamente aquellas emociones, la verdad es que las sentia totalmente como propias, mi mirada rodaba a diferentes posiciones, contemplando sus orbes, mirando aquel rastro de saliva, como ella engullía mi sexo o simplemente dejandome llevar por la pasion del momento. No se me notaba pues mi rostro tenía en casi todo momento una sonrisa de perversion, una tan propia que simplemente parcía haberse fundido entre la inmensidad de la lujuria y la sonrisa imperecedera. Pero si prestabas atención no solo descubririas que lo estaba disfrutando, sino que ademas, mi organismo estaba alimentandose de ella.

No necesitaba comer o beber, no necesitaba siquiera tocarla para hacerme sentir bien, habían expresiones y sensaciones que se condensaban en el aire y me daban fuerza, me daban ganas de comer, de destrozar todo cuanto hubiera y en este caso en concreto, de hacer que su sexualidad explotara. Su indiferencia cuando la ayudé resultó sorpredente, sorprendentemente molesta. Odiaba la indiferencia y prefería a los cobardes, porque la indiferencia no me alimentaba de ningun modo, solo me daba ganas de exterminar esa fuente, y en su caso, lo hacía a través del sexo salvaje.

Por eso cuando notaba que llegaría al climax, simplemente me asegure de que su garganta no pudiera decir que no, y disfrutara de quel sabor que me pertenecía. De haberlo querido hubiera podido forzarlo mas, pero sabía que le gustaba, le gustaba ser dominada. Y a mi me encantaba dominar. Mi sexo emergío de los interiores de su boca cuando lo liberó y no perdió en ningun momento su prominente figura. Sonreí ante su comentario y le tendí la mano para guiarla hacia mis caderas, donde esperé que se sentara, en un punto donde los pétalos de su sexo acariciaban al mío, moví las caderas con suavidad, haciendo que nuestros genitales se rozaran de forma ardiente, pero sin decidirme por nada. Deslice mi mano por su plano y tostado vientre, antes de detener la mano derecha en el vello que afloraba en las cercanías de su sexo, dandole suaves tirones mientras la mano opuesta se acercaba al trasero, jugueteando a traves de manoseos con aquellos gluteos.

-Podría hacerte una mujer... -enumeré con cierta pausa. -...podríamos divertirnos un poco mas... -añadí llevando uno de mis dedos a su ano para adentrarme con rapidez por el mismo. -O podríamos hacerlo todo a la vez. -sonreí de forma divertida antes de mirarla, sin dejar de explorar y jugar con su cuerpo. -¿Qué eliges, Hali-chan?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 09, 2015 12:07 pm

+18:
Cuando sus movimientos concordaron con los míos, simplemente tuve que deberme quieta no sabia muy bien lo que debía hacer, deje que su miembro explorara con libertad las diferentes partes de mi boca, rosando apenas mis fuentes frotando mis grandes labios y tocando con impaciencia mis admíralas una y otra vez, solo tenia ideas e imágenes de referencia peor no lo había hecho antes y no estaba segura de que seguía solo tenía que seguir con aquello ala parecer estaba dando los frutos deseados, frutos que explotaron en mi boca dejando el juego correr por mi garganta un jugo cálido y con un grosor espeso lo trague todo como una buena chica  y me erguí para preguntar que era lo que debía hacer ahora que paso continuaba a esto, jugaba con mis uñas entre si con algo dentro de mi que nos sabía describir.

El simplemente opta por tomarme la mano, no me sorprende que aun su miembro este erguido y firme pues no es como si supiera que eso debe bajarse después de que deja escapar los fluidos aun a agachas me acerco a ale como parece querer que lo haga, en cuestión de momentos nuestros ciertos están juntos y se rosan entre si mis senos quedan adherido  a su pecho, y mi sexo, esta cubriendo su miembro el hace emerger un sonido de mi boca una vez más cuando se mueve -uhmmm– me tomo la libertad de abrazarle mientras el me plantea una serie de opciones que me confunden un poco claro que al ser tan explicito en su acciones me hago una idea lo pienso un poco y decido hacer una pregunta –¿hacerme mujer? Peor si yo ya soy mujer…- hago un poco de silencio dando paso a los gemido que me provoca al introducir sus dedos en el interior de mi ano trago un poco de saliva para soltar aquel sonido ahogado -mmm- acaso insinúa que lo podemos hacer por ahí es eso posible parecía algo retorcido hasta para mi aunque bueno no era como si me supiera las reglas de aquel juego.

Recordé como hacen estas cosas los animales y lo único que se me ocurrió fue susurrarle -elige tu– lamí su oreja un poco antes de separar el abrazo tomar sus dedos que empezaban a tomar velocidad de tras y a calentar extramente aquella parte de mi los retire con cuidado y me di la vuelta para ponerme a gatas mientras movía un poco caderas de un lado a otro invitándole a que fuera el quienes escogiera que haría para mi lo de hacerme mujer era muy raro que tenia que ver aquello con hacer lo que hacíamos después me toca detrás, no se de que se tratan las sensaciones solo se que mi intimidad sigue húmeda mis mejillas rojas y mi boca pegajosa.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Invitado el Lun Feb 09, 2015 12:58 pm

Spoiler:
Mientras me dedicaba a explorar su trasero y a dar suaves tironcitos sobre el vello dorado que emergía cerca de su sexo le hice una pregunta, ella dudaria durante unos segundos pero yo estaba siendo alimentado por aquella friccion, mi sexo sentía quel peso de su cuerpo sobre mi entrepierna, especialmente cuando su seco lo recubría casi como la piel al fémur humano, mientras que yo seguía moviendo mis caderas humedeciendo mi piel con aquel líquido translucido que aún seguía impreso por el interior de su sexo.

Su respuesta casi me hizo reir y negué lentamente con la cabeza. -Si no has sido explorada a fondo aún eres una niña. -resumió sin hacer mencion a las tradiciones humanas o cualquier cosa innecesaria. -Pero yo puedo asegurarme de que seas una mujer... introduje un poco mas adentro el dedo indice en su trasero  y al escuchar aquel gemido la boca se me hizo agua y mi afilada lengua relamió en mis labios. Ladee el rostro para dejar que jugara con mi oreja si asi lo quería y su lamido fue respondido con un sutil pero notorio movimiento del dedo que exploraba su interior mas privado y con un suave tirón mas fuerte en los cabellos dorados que se mantenían cerca de su sexo, sabía que aquello podía doler, pero estando cerca de una zona tan sensible y tan excitada con anterioridad, iba a volverla loca.

Luego usó la mano izquierda, la que estaba jugueteando con su trasero para preparar su cueva del placer algo que correspondí sin perder atencion a sus ojos, como siendo esa la forma mas básica del placer, que podía transmitirse casi a distancia. Se puso a gatas, mas concretamente a cuatro patas, dandome la espalda mientras yo la seguí como si fuera una serpiente, pero ella no era la encantadora mujer que tocaba la flauta, era la víctima que sería envenenada hasta el fondo.

Camine junto a ella antes de arañar suavemente su espalda, lo suficiente para que lo notara pero sin dañar aquella piel de café que tenía. -Entonces jugaremos... -comencé sin decir mucho, acerqué mi sexo a su sexo y lo posicione para que poco a poco, con la justa presion, se fuera adentrando en la estrecha cavidad, la cual estaba bastante humeda y caliente. Lo que parecía ser algo tierno e incluso lento, no pudo ser sino lo contrario y con una gran estocada introduje todo el largo y ancho de mi sexo en el suyo. Notaba con gran sentitividad su interior, como las paredes eran ligeras y resbalosas, pero al mismo tiempo era muy estrecho, e incluso noté aquella suave resistencia que su himen ofrecía pero no era suficiente para detener mi fuerza, y solo me detuve al notar el inicio de su útero, una barrera casi infranqueable, de un gran golpe.

Solté un gemido de puro placer al hacerlo antes de inclinarme suavemente sobre la espalda femenina para acercar mi rostro al oído ajeno. -sin pausa... -le dije empezando a mover mas las caderas, retirando mi sexo en contra de aquel vientre que lo atraía para, justo cuando parecía que iba a salir, volvía entrar para impactar contra el útero una y otra vez. -...y lo haremos todo, hasta que tus piernas dejen de funcionar y tu cuerpo conozca el verdadero placer. -
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: longitudes de caminos ºPriv. kaneki kenº (+18)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.