Enlaces
Año 2026 - Otoño (Min 9°C - Max 19ºC - 21 de Julio - 21 de Septiembre)
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Silence - Élite (apertura!)
Vie Jul 31, 2015 4:00 am por Invitado

» Medianoche Priv. Sheila
Miér Jul 29, 2015 9:59 pm por Sheila Kahl

» PubliForo - Invitacion
Miér Jul 29, 2015 8:13 pm por Invitado

» Security Northwest Academy {Confirmación|Élite}
Miér Jul 29, 2015 2:15 pm por Invitado

» Fate/Corrupt Phantasm - Confirmación Élite
Mar Jul 28, 2015 8:54 am por Invitado

» Fairy Tail Fire up! || Confirmacion
Lun Jul 27, 2015 10:53 pm por Invitado

» Solicita Rol
Lun Jul 27, 2015 7:04 pm por Zetten

» Requiem of Fiore {Confirmación ~ Élite}
Lun Jul 27, 2015 11:36 am por Invitado

» ¡VOLVIMOS!
Dom Jul 26, 2015 9:11 pm por Serena Wess

STAFF



Issei | Webmaster



Serena | Administradora



Sheila | Administradora


¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 19 el Sáb Ene 31, 2015 4:32 pm.
El skin fue diseñado para uso exclusivo del foro Issei City por Serena Wess quien hizo la totalidad de los códigos con la tutoria de w3schools y el FDF, créditos a los respectivos autores de las imágenes usadas en el foro las cuáles fueron sacadas principalmente de Google, Weheartit y Tumblr, su utilización nunca es con animo de lucro o apropiación. Ideas y texto por la administración.

Habitación 156

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Habitación 156

Mensaje por Narrador el Mar Feb 17, 2015 3:28 pm

avatar
Narrador
Ciudadano
Ciudadano

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 16/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Jue Feb 19, 2015 10:57 pm

Caminó hacia el elevador aún con la imagen de la chica y del cómo su rostro amable se tranformó a una que indicaba preocupación. Llevó las manos hacia el pecho en modo de protección, para sentirse segura, había tenido la mentalidad de que todo iba a estar bien, y que si quería que en verdad todo salira bien debía de mantener aquel pensamiento pero ahora lo dudaba mucho. El sonido del elevador llegando hizo que se sobre saltada mientras veía como abría las puertas. Tardó un poco en entrar y presionar el botón del piso al cual iba a ir.

Cuando se cerró la puerta esperó a que éstas se volvieran a abrir pero no pudo evitar el revisar en el espejo del elevador su apariencia y arreglarse un poco el cabello junto con el moño pues debido a que afuera hizo un poco de aire se le desacomodó. Justo en el momento en que terminó la labor sonó el sonido que indicaba que había llegado. Se dio la vuelta y comenza a caminar hacia los pasillos, mirando las puertas y el número para poder entrar en la habitación- Veamos…-Caminaba un poco distraida, sin ninguna prisa hasta que oyó risitas salir del elevador que se abrió otra vez. Era la misma pareja con la que había entrado pero esta vez se encontraban abrazados y muy juntos, Yurei comenzó a sentirse incómoda pues pensaba que iba a molestarles así que aceleró el paso pero sin llegar a correr y como tenía prisa en el momento en que vio el número correcto de la habitación entró en ella…atravesándola por lo cual las llaves se quedaron afuera. Ella no se percató y ni siquiera se acordó que entró atravesándola.

Al ver la habitación sus ojos brillaron, no era muy espaciosa pero si era muy bonita, lo que más le llamó la atención es que tenía en toda una pared espejos ¡Quien hubiera imaginado que pudieran adornar una pared de esa manera! No pudo evitar el acercarse al espejo viendose de arriba hacia abajo, esperando que se viera agradable a la vista con aquella prenda. Comenzó a tocarla y se quedó embobada hasta que escuchó cómo alguien abría la puerta, en ese momento se acordó que estaba ahí para una cita y como ella llegó primero lo correcto había sido que preparara algo para que la estancia fuera agradable pero en vez de eso se quedó embobada por unos espejos, lo único que hiz fue acercarse a la entrada de la puerta hasta que éste se abriera y le diera la bienvenida a su compañero de esa noche”.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Sáb Feb 21, 2015 6:52 pm

Camino por el hotel sin desear ir a mi pieza... mas que nada preguntándome por que todos le interesa tanto este día como para llegar al extremo de que el gobierno organice unas citas a ciegas con todos los gastos pagados. Suspiro con fuerza cuando otra pareja pasa a mi lado y entra a una pieza, para mi no es mas que sexo, palabras sin significado, nadie tiene idea de lo que significa el amor pero aun así lo buscan como polillas hacia una lampara; sin saber que al final sera su perdición. He tenido algunas parejas en mi larga vida, lo admito, pero nunca he entendido el gusto para hacerlo. Sin siquiera quererlo llego a la habitación 156, donde esta mi cita a ciegas, me debato si entrar o no. pero después de unos 5 minutos introduzco la llave y abro la puerta con cuidado, no sentí ninguna presencia dentro asi que quedo mas de asombrado al ver que ya estaba una chica dentro: mi cita. Pestañeo y sobo mis ojos, luego gruño con fuerza al sentirme inútil ¿que te esta pasando últimamente? Gastaste una noche con una extraña pelirroja sin sentido alguno ¿y ahora ni siquiera notas las presencias? Me golpeo un poco la cabeza antes de verla con mas detalles. -buenas noches... supongo que tu eres mi cita a ciegas-

Estaba justo en la entrada, así que no podía entrar hasta que ella se molestara en darme el espacio, pero no iba a ser amable en pedirle que se corriera, solo entre apegado a la pared y cierro la puerta detrás de mi, miro la habitación: no tiene nada de especial excepto por los espejos, pero no me interesan para nada. Levanto los hombros y me tiro en la cama, miro al techo. -supongo que tengo que empezar con lo básico: mi nombre es Akira Bradbury, estoy en esta ciudad desde hace pocos meses, soy dueño de un bar y lo que mas me gusta es fastidiar a los demás ¿que hay de ti?- no creo que sea necesario verla a la cara... si se acerca demasiado puedo morderla.

Pero entonces se me ocurrió la idea mas descabellada, pero la única probable en esta situación ¿como no lo vi antes? Rió un poco como un idiota hasta que tapo mi boca y la miro directamente, de forma seria... si es verdad significa que todo lo que planee para esta noche se destruyo por culpa de mi pareja. -no me digas ¿eres un fantasma verdad? Por esa razón no pude ver tu presencia antes de entrar, joder ¡no puedo tomar tu sangre!- gruño ligeramente y vuelvo a mirar al techo. -genial, esto es simplemente... genial-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Lun Feb 23, 2015 7:37 pm

Se quedó sin habla en el momento en que su pareja entró, intimidada un poco por su apariencia y al verla a los ojos sintió un leve escalofrío, estaba un tan enbobada que ni se movió solo hasta que el chico sin ningun aviso entró, se hizo a un lado encogiendose de hombros, pegando los brazos al pecho en un signo de protección. Aunque le intimidaba y lo admitía abiertamente, al menos en su memoria, tenía que pensar en positivo recordándose que la primera impresión no debe de decir todo de la persona, igual si fuera el caso entonces ella quedaría como una chica boba y retraída pero no lo era a tal extreme, solo un poco tímida y nerviosa.

Dio la vuelta hasta donde él se acostó en la cama, sin aún atreverse a caminar o acercarse a él, abrió la boca para comenzar a decir que si, ella era su cita pero ni siquiera eso pudo hasta que él habló y comenzó a presentarse. Bien ya no sentía la presión de ser la primera en presentarse así que cuando fuera su turno no sería tan estresante. Su rostro de confusion total cambió a una un poco mas tranquila y amable, estando más que dispuesta a tener una conversación. Volvió a abrir la boca con una pequeña sonrisa en la boca pero se esfumó cuando el comenzó a reirse y a mirarla directamente. Tuvo un pequeño escalofrío.

Sus ojos se abrieron cada vez más al escuchar las conclusiones de su pareja, sonrojándose totalmente cuando escuchó que él notó que era un fantasma y solo habían pasado cinco minutos en convivencia- Ah…Yo….-Ya iba a aceptar su estado de fantasma hasta que recordó la frase de beber la sangre, su sonrojo desapareció y en su lugar sus cejas se fruncieron cruzandose de brazos- Espere un momento ¿Dijo tomar sangre?- Caminó hacia la cama en donde se sentó en la orilla, con las piernas muy juntas llevando las manos a su regazo, viendole aún de manera desaprobatoria, o intento de mirada desaprobatoria, no se le daban mucho esas cosas- ¿Iba a aprovecharse de alguien y atacarla? Eso no es amable de su parte, que tal si a chica quería una noche agradable con usted, hablar y tal vez hacerse su amiga- Dio un pequeño suspiro, el enojo se esfumó y volvió la chica cohibida.

-Bueno… Si, soy un fantasma- Admitió de manera incómoda mientras trataba de verlo pero se le hacía un tanto difícil- Am…Mi nombre es Yurei, yo tampoco tengo mucho en la ciudad…O en el mundo actual- Susurrando lo ultimo, ahora seguro que el chico querría irse, tal vez lo único bueno de eso, pensaba ella, era que al menos una chica esta vez tuvo suerte, pues si Yurei no hubiera participado en estos momentos él ya la estuviera atacando.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Jue Feb 26, 2015 9:16 am

Desde el comienzo se nota que la chica no tenia idea como reaccionar a mi, trato de hablar pero siempre hablaba antes yo, sus caras que hacia cuando volvía a tapar su boca eran mil veces mejor que la de una chica extrovertida, ya saben, solo he conocido una chica que logra seguirme el juego al 100% pero no es la persona que esta conmigo ahora... esta fantasmita es solo un divertimento de una hora. Comenzó a hablar, con una cara de extrema vergüenza y sorpresa; pero cambio su actitud agregándole un enojo, cruzando los brazos y frunciendo las cejas. -bueno si, tomar sangre ¿tienes algún problema fantasmita?- se acerca a la cama y se sienta, no puedo evitar reír un poco por su intento de desaprobar mi actitud, con mis pensamientos, también le frunzo el ceño- no, para nada, obviamente iba a ser con la aprobación de la otra persona, si quisiera atacarla de la nada escogería a una cualquiera de la calle -ahora también cruzo los brazos, mi tono de voz también demuestra mi enojo, no puedo evitarlo, odio a las personas que tratan de desaprobar me, como si eso me hiciera cambiar algo de mi actitud, si tuviera cuerpo físico ya le hubiera tomado toda la sangre para que se calle- no haría tanta parafernalia solo para beber sangre, vine por la cita... pero el plus era terminar con algo de sangre-

Pero ahora ese plan se jodió, ahora tengo como compañera a una fantasma, algo que no puedo atacar así que solo tengo que aguantarme de lo que queda de esta cita; hay que admitir que es adorable en muchos sentidos... pero le faltan muchas cosas para llamarla un buen partido. -bien, un gusto Yurei, no creas que solo por que no puedo atacarme puedes hacer lo que quieras conmigo- levanto el puño cerrado y comienzo a enumerar cosas, levantando un dedo cada vez que digo otra. -3 cosas: no me gusta las personas que se hacen una idea de lo que hago solo con verme; las personas que sacan conclusiones rápidas; las personas que no soportan la idea de que soy un vampiro, como mierda voy a comer sin atacar a alguien-

Suspiro luego de terminar y miro a la chica, no se que mas podía hacer, espero que por lo menos ya no le de un taldo de enojo como antes. Miro el teléfono y pienso en una solución, es patética pero sigue siendo una solución a mi hambre; llamo al servicio a la habitación y cuando me responden hablo bajo. -si, me gustaría pedir algo en la habitación 156... una carne a la inglesa por favor, incluso si pueden mándela cruda... gracias- no creo que sea un pedido tan extraño, ya debieron acostumbrarse a las criaturas carnívoras.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Lun Mar 16, 2015 4:55 pm

Se sonrojó levemente al escuchar que no le hiciera nada, solo negó levemente, de todos modos ella aunque quisiera no podría hacerle nada, era muy débil y no quería hacerle daño a las personas. Iba a decir algo más pero notó que él alzo los puños y empezó a enumerar algunas cosas. Yurei escuchaba con atención las cosas, sin dejar de ver esa mano y los dedos que enumeraban las cosas. Asentía a cada cosa y para que se sintiera bien las cumpliría, además eran justas, no debía de sacar conclusiones y debía de conocer primero a la persona- De acuerdo, l-las cumpliré- Comentó encogiéndose de hombros bajando la mirada por unos momentos solo hasta que él comenzó a hablar al servicio a la habitación. Entonces de verdad él tenía hambre, como estaban juntos durante una hora entonces debía de esforzarse por que al menos se la pasaran bien.

Subió la mirada, tratando de sonreírle- Yo…Quisiera disculparme, creo que si fui grosera al regañarte, no conozco mucho de los vampiros, o de otras criaturas y…b-bueno si no debí de sacar conclusiones- Se levantó de la cama para dar una gran reverencia, estaba muy apenada y sonrojada, pensaba que tal vez de esta manera se pudiera ir la tensión que había generado en esa pequeña introducción. Volvió a sentarse a su lado, estando más calmada o tratando de estarlo pues aún estaba nerviosa, no tanto por el hecho de que su compañero sea vampiro, también por que estaban en un lugar pequeño y en privado.

-S-si tuviera sangre p-podría darte u-un poco, sentir hambre ha de ser una sensación no grata- Dijo mirando de reojo sus muñecas, pero desde hace tiempo que ella no la tenía, aunque hubiera sido difícil, no le gustaba ver la sangre, por no mencionar que el rojo de su propia sangre fue lo único que vio en vida, la cual comenzaba a extenderse por el suelo, un pequeño escalofrío le recorrió el cuerpo, movio su cabeza para quitar esos pensamientos- Pero mientras esperamos la comida cuentame más acerca de tu raza…y sobre ti ¿Tienes muchos tiempo viviendo? ¿Que tipo de sangre te gusta más?- Todas esas preguntas se las decia con los ojos abiertos por la curiosidad de saber.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 21, 2015 7:38 pm

Por lo menos la chica tuvo un gran (y muy positivo) cambio de actitud, ya dejo de “retarme” por lo que era y ademas, acepto sin problema alguno mis condiciones. Me giro y me alejo del teléfono comenzando a caminar por toda la la habitación. No quería quedarme quieto con todo este hambre que tengo, me estoy tratando de controlar para no abrir la puerta y atacar a las personas de las otras piezas... al menos ya esta ayudándome esta chica. Mientras seguía caminando la fantasmita comenzó a disculparse y me quede mirándola, si incluso me dio hasta una pequeña reverencia arrepintiéndose. No pude evitar que se me escapara una pequeña risa mientras termina. -no te preocupes, te has disculpado lo suficiente con aceptar mis condiciones- vuelvo a apartar mi mirada de ella y miro a través de la ventana.

Levanto los hombros mientras dice lo de su sangre: -ya acepte que no podía, así que relájate pequeña- ni idea por que agregue el diminutivo, supongo que su actitud es tan pura que no vale la pena tratar de molestarla, le sonrió para demostrarlo, joder, debió ser horrible mi sonrisa natural sin mi tono burlón. Después de mencionar sobre su sangre le hice recordar algo, quizás su muerte, frunzo el ceño, no es un buen momento para preguntarle, pero mas tarde lo hare... no me quedare con esta duda.

Me siento mientras trato de decidirme que responderle, pero me decidí por lo mas simple: -Los vampiros son exactamente iguales a las leyendas de los humanos -levanto los hombros- ya sabes, tomar sangre para sobrevivir, ser criaturas milenarias y que generalmente los que viven son los mas sádicos. Y lo se por experiencia, he vivido por mas años que todos los que están en este hotel: 3 mil años fantasma.- no puedo evitar sonreír de lado mientras le digo todos estos detalles, quiero ver su cara... su cara llena de inocencia cambiando a una de sorpresa pura, solo espero que no se arruine por que parezco de verdad de mi edad.

-Y mi sangre favorito es la dulce, jamas me he aprendido los grupos sanguíneos como para saber cual es...- escucho que tocan la puerta y no me molesto en abrir, los tipos del servicio a la habitación deben tener una llave maestra. Después de unos segundos entra un mozo con un plato de carne, la huelo ligeramente y escucho rugir mi estomago... calma, mantén tu actitud viejo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Invitado el Lun Mar 23, 2015 5:02 pm

Sus ojos solo seguían al chico, que caminaban, se sonrojó al ver su sonrisa, desviando la mirada por unos segundo, no supo por qué lo hizo o por que tuvo esa reaccion de sonrojo y es que de cierta manera él se veía bien con la sonrisa. Ella se mantenía sentada pues realmente no tenía necesidad de caminar como él, le gustaba estar tranquila, sin moverse.

Cuando él decidió sentarse se movió un poco para que lo hiciera a su lado, por suerte el ambiente hostil se iba poco a poco, si ella respetaba los puntos que le dio podían sobre llevar bastante bien esa “cita a ciegas”. Justo al escuchar la edad del vampiro ella abrió muchos sus ojos e incluso de manera inconciente abrió un poco la boca, muy sorprendida por la edad que le dijo que tenía. Su expresión debió de ser de gran sorpresa y un poco boba, por unos segundos se quedo sin habla- T-tienes mucha edad..-Llevó las manos a su boca dando un pequeño brinco, sus ojos aún estaban muy abiertos- D-debes de estar lleno de sabiduría…Y yo hablándote de manera muy impersonal…-Volvió a dar un brinco pues ella respetaba mucho a las personas que tenían más edad que ella, mucho más, y debía de tratar a esas personas  de la manera que se merecían. Volvió a hacer una pequeña reverencia- L-lo siento nuevamente…Y-ya comenzaré a hablarle de usted-

Al escuchar lo de la sangre dulce ladea un poco la cabeza, no entendiendo muy bien eso pues por lo que ella recordaba la sangre no era dulce, pero tal vez los vampiros percibían el sabor de otra manera. Esa conversación se quedó a medias, pues la comida había llegado. Ella se levantó para recibir a la persona que había traído la comida, se acercó para observar la carne, saludando y decirle buenas noche al chico dedicándole una sonrisa amable, volteó hacia Akira al escuchar el gruñido, causándole un poco de gracia aquel acto, aunque fuera un “ser vivo-muerto” tenía reacciones de las personas vivas- G-gracias por traer la carne- Le dijo al chico.

Una vez que estuvieron solos tomó el plato- Y-yo le llevo el plato- Quería ser por lo menos un poco útil pese a que realmente no era necesario que le llevara el palto, solo estaba a unos pocos centímetros, la habitación no era tan grande. Yurei no miraba el plato, sabía que si lo hacía comenzaría a temblarle la mano, así que se limitó a observar a Akira deteniéndose a unos pocos metros de distancia, extendiendole el plato- Espero que la carne le calme su hambre…L-lo que no entiendo mucho es eso de la sangre dulce…¿Cómo sabe que la sangre es dulce?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Habitación 156

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.